#teatro

La Leyenda de Robin Hood

Detalle del póster de «La Leyenda de Robin Hood» Se muestra con fines ilustrativos.

En marzo del 2020 fue la última reseña que publiqué de una función en vivo. Debido a la pandemia las reseñas se han enfocado más a libros, videos y películas. En esta ocasión, casi dos año y medio después, va la primer reseña de un evento en vivo.

Como parte de la Temporada Académica 2022 de la Escuela Nacional de Arte Teatral, se presenta La Leyenda de Robin Hood, examen de tercer año, grupo 1, de las carreras de Licenciatura en Actuación y Licenciatura en Escenografía. Por primera vez en lo que tengo conocimiento, la puesta en escena se realiza fuera de los espacios de la ENAT y se trasladan a la Plaza de las Artes del mismo Centro Nacional de las Artes.

Me parece muy atinado que se realice al aire libre y sobre todo que se aproveche muy bien el espacio. Comienzan con una procesión donde adentran al espectador al mundo medieval de Robin de Locksley al ritmo del tradicional Saltarello. A lo largo de la obra, el espectador tendrá que mover su asiento para utilizar cuatro frentes diferentes. Este uso de espacio no convencional me gustó mucho, ya que se crean ambientes bien delimitados donde se aprovecha además la arquitectura. Comenzando en una plaza, la procesión avanza flanqueado por columnas hasta su asiento, donde verá al palacio por un lado, el bosque de Sherwood por otro y dos diferentes plazas en otras zonas. La profundidad que crea la escalera de la Biblioteca de las Artes es impresionante y se utiliza muy bien.

Partiendo de la contienda entre si es mejor el trovador de la corte o el juglar callejero, se narra en tono fársico la historia de Robin Hood, llena de personajes ridículos. Vale la pena ver con cuidado el vestuario para no perderse los detalles tan cómicos que incluye.

A lo largo de la historia se intercalan canciones conocidas con la letra modificada en mayor o menor medida para adaptarse a la historia. El acompañamiento musical es en vivo. En ciertos momentos se llega a perder un poco la voz en el espacio abierto y con el ruido ambiental, sin embargo, los coros y canciones grupales resuenan con gran potencia. Sobre el ruido ambiental se aprovechan bien pasos de helicópteros para hacer algún chiste o incluso un cohete que sonó en los alrededores en el momento adecuado quedó perfectamente incluido en la historia.

Las generaciones actuales no la han tenido fácil pues una parte de su carrera fue en línea. Los gremios artísticos y escénicos han sido de los más golpeados. Afortunadamente este grupo ha seguido adelante y con entusiasmo presenta un montaje bien preparado y buenas actuaciones. En particular me gustaron los coros, la música en vivo y la forma en que se utilizó el espacio. Como pensamiento final, la obra está ambientada en una plaza donde nos cuentan la leyenda de Robin. Al estar verdaderamente en un espacio abierto (aunque delimitado y sin acceso tardío) existen ruidos y distractores. Los actores están utilizando a su favor estas distracciones, que es lo que sucedería en un espectáculo real en una plaza, por lo que están adquiriendo tablas en un área que no tendrían en un foro convencional.

El programa de mano debe ser accesible por medio de código QR ¿modernidad o efecto de la pandemia? Sin embargo el enlace no funciona correctamente, por lo que desafortunadamente no podré dar los créditos completos. La temporada finaliza este domingo 13 de agosto. Entrada libre con boleto de control, los boletos se entregan en el pasillo frente a Casa Serra. Aforo 70 personas, uso obligatorio de cubrebocas, se recomienda llegar con anticipación. Para toda la familia. Muy recomendable.

La Leyenda de Robin Hood.
Alumnos de 3-1 de las Licenciaturas de Actuación y Escenografía.
Autores: Mauricio Kartun y Tito Loréfice.
Dirección: Ricardo Ramírez Carnero.
Plaza de las Artes, Centro Nacional de las Artes.
Sábados y domingos 11:00 y 15:00 horas.
Hasta el 14 de agosto.
Duración aproximada: 90 minutos.

Estándar
circo, libros

Balancing Acts

Portada de Balancing Acts. Se muestra con fines ilustrativos.

Daniel Lamarre ha trabajado con Cirque du Soleil por más de 20 años. Fue director ejecutivo, actualmente vicepresidente. Su formación laboral incluye televisión y relaciones públicas. En enero de 2022 publicó su libro Balancing Acts, donde en la introducción lanza la pregunta ¿por qué debería leer el libro de creatividad y liderazgo de un CEO cuya compañía se declaró en bancarrota? Una forma muy honesta de comenzar.

A lo largo del libro Lamarre narra cómo pasó de un empleo estable en el que era accionista a “huir con el circo” tomando un trabajo que no parecía la mejor idea. Con el paso del tiempo fue acoplándose al nuevo ambiente, viendo que su modelo rígido “de oficinista” no serviría en un ambiente creativo. Todo el libro apuesta mucho por la creatividad e invita al lector a que en su negocio busque las mismas bases, aunque el giro no parezca “creativo” a primera vista.

Narra la utilidad de buenas relaciones públicas, manejo de crisis, tener una ética de trabajo y no desviarse de ella. Cuenta el proceso tras la creación de algunos espectáculos icónicos como LOVE, O y Ka. Analiza lo que los ha hecho funcionar tan bien. No deja de lado los descalabros. Enumera las grandes fallas del Cirque: Zaia, Banana Shpeel, Viva Elvis, R.U.N. y el estira y afloja con BeLIEve y sus múltiples encarnaciones. En cada uno de ellos explica qué no funcionó y por qué era predecible el resultado al desviarse de sus lineamientos y/o no escuchar las necesidades del cliente, incluso desconocer su propia marca.

Indica que normalmente en las empresas no se maneja el “qué queremos” sino el “qué no queremos” no el “qué puedes hacer” sino el “qué no puedes hacer” lo cual deja una visión borrosa del objetivo.

Señala también que es mejor al elegir socios comerciales (o eventualmente compradores de la empresa) hacer tratos con quien comparta valores contigo y tu empresa. En los momentos en que el Cirque se ha puesto en venta no se ha tratado de ganar dinero con la transacción y vender al que ofrezca más, sino al que mantenga los principios y libertad artística requerida por su personal.

Inevitablemente se llega al COVID y cómo la pandemia de un día para otro cerró el telón. De repente no tuvieron ni un centavo de ingreso pero si múltiples gastos. Se tuvo que llenar la banca rota. Un grupo de acreedores es el nuevo propietario. Lo interesante es que en ese momento varias compañías estaban dispuestas a comprar el Cirque, aunque tuviera deudas, aunque no hubiera funciones por tiempo indefinido. Hubo tanto quien esperaba comprar a precio de remate como quien estaba dispuesto a pagar precio completo por ellos. Gracias al trabajo de años Cirque se creó una marca, una imagen, que aun detenida y en quiebra valía muchísimo y le ha permitido ir resurgiendo poco a poco. Es a lo que Lamarre apuesta en Balancing Acts. Ser creativo, hacer de tu negocio algo tan especial que hasta en el peor escenario no pierda valor.

Algunas de las frases que me gustaron:

– Uno de los retos más difíciles de una vida creativa: ¿cómo llenar el hueco entre una idea brillante y su ejecución práctica?

– Ser creativo es hacerte vulnerable.

– Fui contratado por mi experiencia, pero mi experiencia seguía interponiéndose.

– Muchos gerentes no consideran la creatividad una prioridad porque creen que su trabajo es decirle a la gente qué no pueden hacer.

– Ven a mi con tus más locas ideas.

– Conoce tu marca, tus clientes ciertamente lo hacen.

– La misión artística del Cirque “Invoca la imaginación, provoca los sentidos y evoca las emociones de la gente alrededor del mundo”

El 16 de junio Cirque du Soleil cumplió 38 años. Que mejor forma de celebrarlo que leyendo Balancing Acts.

Balancing Acts
Daniel Lamarre con Paul Keegan
Harper Collins, 2022
244 páginas

Estándar
#magia, historia, libros

A Magician Among the Spirits

Portada de «A Magician Among the Spirits» Se muestra con fines ilustrativos.

Harry Houdini, conocido mago y escapista, también es recordado por su lucha contra el espiritismo y su trabajo para desenmascarar falsos médiums. En 1924, dos años antes de su muerte, publicó A magician among the spirits (Un mago entre los espíritus) donde da cuenta de sus años de investigación sobre el espiritismo.

La edición revisada es una reimpresión de Time Life Books, parte de la Collector’s Library of the Unknown (Biblioteca de lo Desconocido del Coleccionista) resultándome irónico que este trabajo crítico se publique en una colección así. Los editores decidieron o hacer una edición facsimilar o no tomarse la molestia de dar datos de la impresión. Así, se indica «primera edición» «1924» y nada habla sobre Time Life (solo el ISBN grabado en la contraportada nos lleva a información que es de 1991)

En los primeros capítulos Houdini describe las vidas y casos estudiados de algunos médiums, como las hermanas Fox (con quienes comienza el espiritismo) Daniel Dunglas Home, Palladino, Ann O’Della Diss Debar y el Dr. Salde. También describe su encuentro con uno de los hermanos Davenport, quien indica que a pesar de su presentación del gabinete espiritista, nunca se presentaron como médiums. A cada uno de ellos dedica un capítulo y presenta datos biográficos. Las hermanas Fox confesaron que todo era un engaño, Home y Diss Debar estuvieron presos por cazar fortunas de crédulos clientes.

Se describen algunas técnicas utilizadas por espiritistas como escritura automática, escritura en pizarras, fotografías, materializaciones y ectoplasma. En algunos casos, con lujo de detalle explica la forma en que se logran los engaños y en otros casos, aunque plausible, parece más que está adivinando.

La última mitad del libro se empieza a hacer monótona. Continúa explicando casos, comités de evaluación a favor, en contra y neutrales. Los capítulos ya no se dividen por personajes como al principio y se empiezan a hacer confusos los nombres. Algunos son nombres mencionados antes y otros aparentemente son personalidades de la época para los cuales no hace presentación.

Houdini repetidamente menciona su deseo de establecer un contacto con el más allá, su deseo de creer y encontrar pruebas de que es real, sin embargo, indica, en sus investigaciones a lo largo de los años solo ha encontrado engaños realizados ya sea por personas que actúan de mala fe, como por personas que en verdad creen en el engaño que realizan.

Popularmente se habla de una rivalidad irreconciliable entre Arthur Conan Doyle (creyente fervoroso del espiritismo) y Houdini, antaño amigos. En el libro el autor menciona que el choque de ideologías no ha afectado su amistad.

Siento contradicciones en la redacción. Houdini, a pesar de insistir en que quiere creer, por los repetidos improperios con los que acaba cada capítulo, tiene conclusiones muy claras. De igual forma la manera en que habla de Doyle no hace creer que estén en muy buenos términos.

Respecto a los comités para evaluar la veracidad de los casos menciona que es imprescindible la existencia de un mago, ya que el médium utiliza técnicas que los científicos regularmente desconocen.

Es un trabajo muy documentado con cartas y recortes de periódico de la amplia colección del autor.

A Magician Among the Spirits
Harry Houdini
1924. Varias reimpresiones
294 páginas

Estándar
#historia, #magia, historia, libros

The Great Illusionists

Portada de The Great Illusionists

Edwin Dawes es bioquímico y conocido coleccionista, historiador y escritor de magia británico. De 96 años, sigue activo, preparando un compendio de artículos publicados entre 1972 y 2005. Los libros que he podido revisar de él se enfocan principalmente en la magia de Reino Unido.

Según Magicpedia, su primer libro fue The Great Illusionists (Los Grandes Ilusionistas), que es el que nos ocupa en esta reseña. Publicado en 1979, en la introducción, el Dr. Dawes indica que el título que originalmente quería era The Pursit of Illusion (La Búsqueda de la Ilusión) pero sus editores sugirieron el título final.

Se trata de un libro de historia de la magia principalmente centrado en la escena Británica, mencionando magos que hayan trabajado alguna vez en ese reino (tanto de fijo como de visita) Es un trabajo excelentemente documentado. Por momentos se siente muy académico y en los primeros capítulos que hablan de épocas antiguas e Inglaterra del siglo XVI la lectura es un poco difícil por alternar con citas en inglés antiguo. A lo largo del libro constantemente se intercalan otros trabajos y a veces es difícil diferenciar el texto principal y la cita. Fuera de eso es un libro que atrapa y fácil de seguir.

Comienza mencionando los registros de magia en Egipto y Grecia, continúa con los primeros libros de magia en Inglaterra y España. Hace un análisis de las palabras inglesas para referirse a la magia y diferenciar la producida por influencia de demonios y la de habilidad de mano. Hoy en día dichas palabras en inglés se usan de forma indistinta para referirse a los trucos de magia, pero en la antigüedad podían ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Menciona numerosos estafadores que en sus carteles publicitarios ofrecían lo imposible con tal de ganar público en los teatros. Personajes de artes afines como malabaristas, sombras chinas y contorsionistas, frecuentemente citando sus orígenes y primeros ejecutantes conocidos. Constantemente existían pleitos entre ellos adjudicándose la invención de algún truco o disciplina.

Se muestra así mismo una época en la que la escena mágica estaba estrechamente relacionada con la ciencia, siendo presentaciones donde se realizaban conferencias sobre avances científicos y su posterior demostración, frecuentemente aplicadas a la magia. Así las linternas mágicas y el llamado fantasma del Dr. Pepper crean las fantasmagorías, espectáculos donde se mostraban fantasmas ante el público.

Es inevitable mencionar a John Henry Anderson “El gran mago del Norte” y la visita de Robert-Houdin al país. También se revisa la historia de Chung Ling Soo, estadounidense que se hacía pasar por chino y sucumbió en Londres en el truco de atrapar la bala.

El libro cuenta con numerosa bibliografía. Respecto al Gran Lafayette cita la revista Magic de Ellis Stanyon (publicada de 1900 a 1920) . Al estar en mi librero, revisé el número indicado, de 1901. Resultó muy extraño estar leyendo sobre su muerte en un incendio en 1911 y unos minutos después una reseña de su espectáculo 10 años antes, todo esto más de un siglo después.

Los grandes representantes de Inglaterra son Devant, Maskelyne y Cooke en el Egyptian Hall, también señalados por el Dr. Dawes.

El libro finaliza con la muerte de Harry Houdini (1926). En el párrafo que constituye el epílogo el autor menciona que el desfile de trabajadores de milagros, malabaristas, magos, traga-fuegos, escupidores de agua y lectores del pensamiento llega a su fin con la muerte de Houdini, cerca de medio siglo atrás. No es mala idea para un historiador detenerse en ese punto, mirar atrás y tener el lienzo en perspectiva.

En un principio sentí que faltaba historia de inicios de siglo XX, pero tras le explicación me pareció bastante consciente detenerse en ese punto, sumando, que desde la publicación del libro han pasado 43 años, el momento en que paró ha quedado 96 años atrás, lo que puede incrementar la sensación de que faltaron pasajes más actuales.

Un libro totalmente recomendable, profusamente ilustrado en blanco y negro con grabados, carteles y fotografías antiguas.

The Great Illusionists
Edwin A. Dawes
Chartwell Books, Inc
1979
216 pp

Estándar
#danza, Ballet, contemporaneo

La Sirenita (ballet)

El conocido cuento de Hans Christian Andersen fue publicado por primera vez en 1837, desde entonces se ha mantenido en el gusto del público, teniendo múltiples adaptaciones.

Jan Kodet, con el Ballet Nacional Checo, realiza una coreografía contemporánea del cuento, con música de Zbyněk Matějů.

La obra se divide en dos actos, cada uno aproximadamente de 50 minutos de duración. En el primero vemos a las sirenas en su mundo acuático y a un grupo de jóvenes humanos ¿surfeando? Las sirenas con movimientos hipnóticos atraen a los humanos que naufragan, una sirena intercede por uno de ellos. Las sirenas siempre tienen caras inexpresivas, sobre todo la reina, dura como un palo. El vestuario no me gusta, parecen camisones. Me resulta mas interesante el vestuario del muchacho que habita en el mar con la sirenita ¿un tritón, un pez? ¿amigo, pretendiente? Nunca queda claro su papel.

La sirenita busca a la bruja, quien tiene el personaje más interesante de la obra. Al dirigirse a las profundidades del océano, la sirenita se encuentra con peces abismales, le da un buen toque, sin embargo los secuaces de la bruja no queda claro que son, parecen momias. En algún momento traen a un humano muerto en un ataúd de cristal con un cuchillo en el pecho, hacia el final vuelven a él. No entiendo para nada que tiene que ver con la historia. El primer acto concluye cuando la sirenita hace el trato con la bruja.

Durante el segundo acto la sirenita conoce al príncipe, posteriormente él conoce a otra muchacha con quien se casará. En las profundidades la reina de las sirenas, el amigo y la bruja discuten respecto al muerto y al cuchillo (?) el amigo intercede tomando el cuchillo con lo que se sacrifica (?) en la superficie los novios van en una balsa que está a punto de naufragar y la sirenita tiene la posibilidad de matarlos con el cuchillo. No lo hace. Al final vemos al amigo muerto llevándose el cuerpo de la sirenita.

No me gustó la obra, me parece muy abstracta, muchos momentos son poco claros y apuesta a que la historia es de dominio público (aunque tal vez no sea tan conocido el cuento original, como las películas de animación) La música es disonante, me recuerda a Stravisnky que no me gusta. El vestuario tampoco me gusta.

Tras ver la obra me remití al cuento. El amigo no existe en el mismo, por lo que solo puedo pensar en la jaiba de Disney. Las sirenas del ballet son del tipo que guía a los marinos al naufragio, en el cuento son personajes sin malicia hacia los humanos. Por otro lado, en el ballet me parecen demasiado inexpresivas como para “tentar” a los marinos y un camisón de vestuario no ayuda. El cadáver en poder de la bruja me es totalmente inexplicable y en el cuento tampoco existe. Al ser tan abstracto el final falla en transmitir la redención de la sirenita a su buena acción de no matar al príncipe.

Los momentos más interesantes son las danzas de los varones, tanto los tritones en el fondo del mar como los marinos cuando surfean. Fuera de eso no me gustó.

Disponible en medici.tv

Magdaléna Matějková (La Sirenita)
Coreografía: Jan Kodet
Música: Zbyněk Matějů
Czech National Ballet
Producción: Les Films Figures Libres – Česká televize – Mezzo – The National Theatre Prague
2017
Duración: 1:40 horas

Estándar
#historia, #magia, historia, libros

David Copperfield’s History of Magic

Portada de David Copperfield’s History of Magic. Se muestra con fines ilustrativos

David Copperfield no necesita presentación, ha sido mundialmente famoso desde sus especiales de televisión y giras principalmente en los años 80 y 90.

En 1991 compró la biblioteca y colección de John Mulholland con la finalidad de preservarla y que no fuera separada en diferentes lotes. A partir de ahí comenzó a coleccionar artículos importantes dentro de la historia de la magia, logrando un volumen 6 veces mayor al original. Hoy en día la colección se encuentra en una ubicación secreta en Las Vegas y se conoce como The International Museum and Library of the Conjuring Arts (El Museo Internacional y Biblioteca de las Artes Mágicas) Sin embargo no se encuentra abierta al público.

En 2021, junto con Richard Wiseman y David Britland escribió el libro David Copperfield’s History of Magic (Historia de la Magia de David Copperfield) mismo que salió a la venta en octubre. Con fotografías de Homer Liwag nos da un vistazo dentro del museo.

El libro está bellamente producido, impreso en papel lustroso, con fotografías a todo color y tapas gruesas. Es una edición enfocada a encantar la vista. Se recorren momentos y personajes relevantes en la magia desde el primer libro enteramente dedicado a explicar la realización de trucos en 1584 hasta … él mismo.

No es un libro precisamente de historia. Toca personajes, momentos y aparatos históricos, sin embargo no profundiza en ellos. Cada capítulo son aproximadamente 8 páginas, teniéndo mínimo 3 de fotografías. Con tipografía e interlineado grande siento que se desperdicia mucho papel y la información ocupa más espacio de lo necesario. Por ejemplo el índice ocupa 6 páginas para listar 28 capítulos.

No es tampoco un catálogo de la colección. Hay fotografías que nos transportan al museo, es lo más cerca que podremos estar de él, pero no es un recorrido minucioso por la misma.

El último capítulo lo dedica a sí mismo, mencionando algunas de sus ilusiones más representativas, que está en hombros de gigantes y sin los magos antes expuestos no existiría nada de lo que él ha hecho.

El libro deja una sensación de egolatría. Cada capítulo termina dirigiéndose hacia su persona (el aparato del que hablamos está en mi colección) y el hecho de que la historia de la magia culmine con el mismo autor es … raro.

A pocos meses de ser lanzado existen diversas ediciones en el mercado: regular, exclusiva de Barnes & Noble con un capítulo adicional sobre Orson Welles, edición firmada en etiqueta y firmada sobre una hoja. Las firmas han causado discusiones en redes sobre si se trata de autógrafas o facsimilares.

Más que un libro de historia, es un recorrido personal por el mundo de Copperfield. En la introducción indica que guiará al lector por su mundo mágico, [conocerá magos] que compartieron su pasión de hacer posible lo imposible. “Bienvenido a mi mundo” La solapa menciona que es un viaje personal.

Veamos ahora el libro desde ese punto de vista y no de trabajo académico.

Las historias nos presentan a Robert-Houdin, Harry Houdini, Doug Henning. Algunos datos sobre la famosa ilusión de cortar a una persona por la mitad, Libros relevantes dentro de la magia como Discoverie of Witchcraft (1584), Modern Magic (1876) y The Expert at the Card Table (1902) La tienda de Tannen en Nueva York, donde tantos magos se han reunido durante generaciones (incluyendo a Copperfield) Magos que hicieron grandes giras o temporadas por varias décadas como John Nevil Maskelyne, Harry Kellar o Chung Ling Soo. Max Malini que trabajó para altas esferas sociales. Presencia de mujeres en la magia como Adelaide Hermann y Dell O’Dell.

Si Robert-Houdin no hubiera sentado las bases de la magia moderna, si no se hubieran escrito esos libros que influyeron a tanta gente, si no existiera la tienda física donde se reúnen los magos (a diferencia de las tiendas en línea) no existirían las bases sobre las que ha andado Copperfield. Si no existieran las bases de la ilusión de cortar a una persona en dos (que en 2021 cumplió 100 años) no existiría la Sierra de la Muerte, una de sus ilusiones más representativas. Sin Doug Henning no hubiera habido el boom de magia en televisión que disparó la carrera de Copperfield. Sin Houdini no habría escapismo, disciplina que también ha practicado el autor del libro.

De eso se trata, una breve semblanza sobre la gente que ha puesto los cimientos sobre los que ha construido Copperfield. Un agradecimiento a todos ellos. Un viaje personal.

David Copperfield’s History of Magic
David Copperfiled, Richard Wiseman, David Britland
Fotografías: Homer Liwag
Simon & Schuster, 2021
255 páginas

Estándar
#magia, documental, historia, libros

The rise of the indian rope trick

Portada de The rise of the indian rope trick. Se muestra con fines ilustrativos.

El truco de la cuerda india es una de las leyendas más conocidas en la magia. Se habla mucho del efecto: una cuerda se levanta verticalmente en el aire, un niño trepa por ella y desaparece. En otras versiones se dice que el mago sube tras el niño, lo descuartiza y caen los pedazos, apareciendo después nuevamente sin ningún daño. El problema, como lo indica la solapa de The rise of the indian rope trick. How a spectacular hoax became history (El ascenso del truco de la cuerda india. Cómo un engaño espectacular se convirtió en historia) es que el truco nunca existió.

Peter Lamont, mago e historiador en la Universidad de Edimburgo escribió este libro sobre dicho truco. En varios momentos su estilo es cómico, por ejemplo, en la sección de notas da la bienvenida al lector diciendo que dudó escribirlas porque nadie las lee, por estar el lector en esta sección, se ha convertido en el 10% que las revisa.

Se dice con frecuencia que el truco fue descrito por Maco Polo en su libro, sin embargo, Lamont aclara que en una de tantas ediciones, el encargado de la misma, en una nota dice que recordó el truco de la cuerda india. Es decir, quien lo dice es el editor, no Marco Polo, de ahí que Lamont remarca que es importante leer bien las notas.

En la antigüedad, en diversas culturas orientales, no necesariamente en la India, existen diferentes versiones. Puede ser una cuerda, una cadena o una tela. En una versión quien sube es una serie de animales incluyendo tigres.

En la Inglaterra Victoriana, tras dejar atrás el oscurantismo, ya no se cree en cosas sobrenaturales, no hay nada inexplicable, salvo los milagros religiosos, todo lo demás es científico. Lamont indica que los británicos ante la falta de cosas inexplicables trasladan su imaginación a la India, recientemente conquistada.

Como conquistadores, los británicos tenían derecho a explotar todo, hasta la magia innata de la India. Los magos comienzan a vestirse de indios o chinos pues el oriente transmitía la idea de misticismo. Comienza también una lucha de superioridad entre magos donde los occidentales rechazaban que los faquires orientales tuvieran poderes auténticos y eran solo truqueros. Algunos efectos que se describían no podían ser explicados por los occidentales, con lo que se hacía la eterna discusión de si no se puede explicar entonces son superiores (eso no puede ser) o en el oriente aplican otras leyes científicas.

En la época se comenzaba a hablar de espiritismo e hipnotismo, como eran los temas “científicos” del momento, se utilizaban como explicaciones a la magia oriental.

La historia de la cuerda india se popularizó a partir de 1890 cuando en un periódico de Chicago se publicó la historia de Fred S. Ellmore donde asegura haber visto y fotografiado el efecto. La foto no mostraba nada en particular, con lo que se concluía todo era efecto de la hipnosis y la cámara no era engañada. La nota fue reproducida por varias publicaciones. Poco después el periódico admitió que todo era un fraude, una nota sensacionalista para vender. El testigo S. Ellmore significa sell-more (vender más) La confesión no fue difundida por quienes reprodujeron la nota original. La persona que escribió el artículo posteriormente fue director del Servicio Secreto, conocido por su experiencia en desinformación adquirida mientras trabajó como reportero.

Con el paso del tiempo se van presentando personas que dicen haber visto o conocido a alguien que vio el truco. La mayoría de los casos no son testigos de primera mano, algunos citan a gente fallecida años atrás y extrañamente los que dicen haber atestiguado el truco de primera mano, a pesar de decir que les sorprendió mucho y nunca lo olvidarán caen en contradicciones y hablan del asunto muchos años después de haberlo vivido.

Fotos trucadas, fotos mal interpretadas, ofertas millonarias a quién pruebe que puede hacer el truco. Existen todo tipo de historias alrededor de la cuerda india. Nunca se ha probado su existencia y a pesar de que la historia ha caído en el olvido varias veces más desacreditada que nada, siempre regresa, aparentemente con más fuerza.

Con una conclusión entre hilarante y poética, Lamont equipara las leyendas con vacaciones en un lugar paradisiaco: es fugarse de la realidad, una ilusión más atractiva que la realidad. Siempre hemos necesitado de leyendas y ellas nos han dado esa ruta de escape. Y al igual que un folleto anunciando un destino turístico, no deben tomarse literalmente. Al decir esto, Lamont asegura haber visto el truco de la cuerda India.

The rise of the indian rope trick
Peter Lamont
Thunder’s Mouth Press, 2004
264 páginas.

Estándar
#magia, libros

Trade of the Tricks

Portada de Trade of the Tricks. Se muestra con fines ilustrativos.

Graham M. Jones es antropólogo lingüista y cultural, es profesor en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y en 2011 publicó en la University of California Press el libro Trade of the Tricks, inside the magician’s craft (Comercio de los Trucos, dentro del oficio del mago)

Jones centró su trabajo en Francia, ya que Robert-Houdin, francés, es conocido como «el padre de la magia moderna» (una reseña de sus memorias puede consultarse aquí)

Jones investiga a la magia como gremio, como grupo organizado de personas. Un grupo donde «individuos auto motivados cultivan un conocimiento técnico especializado extremadamente demandante, sobre el cuál ellos se enorgullecen» concluyendo que se cumplen las condiciones para ser llamado geek.

En un capítulo analiza el peso que los magos le dan a los secretos, la manera en que se protegen, se intercambian, se comercializa con ellos. Indica que el valor de la información es inversamente proporcional a qué tanto se comparte. Si se desea crear información valiosa hay que asegurarse de que poca gente tenga acceso a ella, pero al mismo tiempo hay que dejar correr el rumor de que existe.

Los secretos dentro de la magia ¿son necesarios o es una convención? Jones menciona que está establecido que el espectador pregunta «¿Cómo lo haces?» aunque en realidad no quiere saber el secreto, y el mago contesta «no puedo decirlo» aunque en realidad no le interesa. Sin embargo los secretos se protegen como si fuera lo más importante en la magia y cada vez que se cuenta al público cómo se hacen los trucos el gremio se molesta y pide acciones contra la persona en cuestión. Esto se remonta a los tiempos del teatro de music hall y en cada nuevo cambio cultural o tecnológico se repiten los patrones (televisión, internet)

Los magos se reúnen en clubes y organizaciones. A lo largo de los años han ido cambiando los parámetros de ingreso. En un principio con la idea de la secrecía solo podían ingresar profesionales. Posteriormente los aficionados entraron, siendo el grupo más numeroso en las reuniones, convenciones y los mayores clientes de material mágico.

Se menciona que Robert-Houdin, al ser el padre de la magia moderna, sentó además las bases del mago varón, burgués y heterosexual. Hay pocas mujeres dentro de la magia y se suele encasillar el tipo de magia que pueden hacer los hombres y las mujeres. Los primeros magia virtuosa, las segundas magia poética. «Las elecciones estéticas sirven como características icóncas de auto visualización de género» es decir se suele considerar que el ejecutante toma la estética propia del género con que se visualiza. Se cita un comentario de un mago que indica que la magia queer existirá solo si los magos dejan de pensar en su cheque.

Al ser las reuniones predominantemente de hombres existe un «lenguaje de vestidor». En su calidad como profesor, el autor menciona que le desesperaba ver que en las reuniones poca gente le pone atención al orador. Mientras algunos platican al fondo del salón, otros juegan con cartas o monedas en las manos y otros gritan cosas a quien está al frente. Esto no es exclusivo de Francia.

Respecto a lo que si es exclusivo, o existe en pocos países, está un apoyo gubernamental a gremios escénicos. Al ser un trabajo en el que no se tiene un ingreso estable, al cumplir ciertas horas de trabajo ante público (que prueben que se es profesional) se puede aspirar a la ayuda para artistas. Dicho apoyo existe no sin controversias.

Otra discusión tradicional es si la magia es o no arte. Jones cita los puntos de vista de magos franceses. Robert-Houdin puede ser tanto héroe nacional como aborrecido. En sus entrevistas el autor encuentra la postura de que Robert-Houdin reinventó la magia a una forma más agradable para el gusto burgués del siglo XIX, siendo un entretenimiento comercialmente seguro, pero no un alto arte.

En las últimas décadas, también en Francia, se ha dado la llamada Magie Nouvelle (Magia Nueva) que busca un estatus más artístico acercándose a otras artes y apoyándose en ellas. Un mago se queja de que a los magos les interesa demasiado la cultura mágica pero muy poco la cultura general. Otro más indica que hay una diferencia crítica entre la magia moderna concebida como entretenimiento y la magia nueva, concebida como arte serio.

Siendo aficionado a la magia pude ver que gran parte de lo señalado en el libro aplica para la magia en México y seguramente en buena parte del mundo. El libro por momentos me parece muy académico. Es un trabajo muy bueno, con mucha bibliografía y notas. Respecto a algunas ideas personales que no lograba aterrizar, el libro me ayudó a encontrar los argumentos que buscaba.

Trade of the Tricks
Graham M. Jones
University of California Press, 2011
289 páginas

Estándar
#magia, #teatro

Gala des Gagnants

Gala de Ganadores, Festival de Magia de Quebec y FISM NACM. Se muestra con fines ilustrativos

En la reseña anterior comenté la gala de magia en el marco del Festival de Magia de Quebec y el Campeonato de Magia de Norteamérica rumbo al mundial de magia en 2022. En esta ocasión la reseña corresponde a la Gala de Ganadores del mismo campeonato, realizada el domingo 3 de octubre en el Palais Montcalm en Quebec y transmitida vía web.

La función estuvo conducida por Shawn Farquar y Fredo le Magicien que traducía buena parte al francés. Se comentó que hubo 25 participantes en dos categorías generales: escenario y close-up. La gala estuvo conformada por 6 participantes, 3 de cada rubro. Fueron los mejores puntajes y durante la función compitieron por los premios.

En magia de cerca compitieron Yannick Lacroix, Erik Tait y Simon Coronel.

Lacroix presentó una rutina donde un salero, la mala suerte que trae la sal, un anillo y una cadena van teniendo situaciones cada vez más enredadas, viajando los elementos a lugares no imaginados. Ganó People’s Chioce y Campeonato Canadiense.

Erik Tait realizó una rutina bastante interesante del three-card monte o encuentra la dama, el juego donde hay dos cartas del mismo valor y una diferente, y tras mezclar hay que localizar la que es distinta, previa apuesta. Su rutina se va desarrollando en varias etapas cada vez más imposibles. Mi favorito a pesar de un pequeño error que adelantó parte del final de una de las etapas. Mi voto en esta categoría fue para él.

Simon Coronel realizó un cambio de valor de billete y una carta rota y recompuesta. La manera en que se recompone es sumamente visual. Ganador del Campeonato de Norteamérica.

En escenario los competidores fueron Nicolas Dutel, Elliott Hunter y Stuart MacDonald

Nicolas Dutel presentó una hermosa rutina que nos remite a la infancia. La historia y la magia van sucediendo al rededor de juguetes, sobre todo un rompecabezas. El concepto es principalmente el rompecabezas. En sus manos van apareciendo piezas, en ocasiones cambiando de color. Una aplicación diferente a la manipulación de cartas. Es el que más me gustó y recibió mi voto. Se llevó el premio de Canadá.

Elliot Hunter hizo magia más tradicional: manipulación de cartas y bastones. Una rutina muy limpia con elementos clásicos.

Stuart MacDonald presentó con comedia un personaje atormentado en una casa embrujada. Un libro que cambia las páginas solo, murciélagos y varitas que aparecen y desaparecen y un espejo que puede replicar mágicamente lo que hay frente a él, tanto para aparecer como para desaparecer cosas. Ganó el Campeonato de Norteamérica y el Premio del Público.

Al finalizar la función, por medio de un enlace web el público pudo emitir su voto, tanto los que estaban en la sala como los que veíamos desde casa. Fue un toque especial que se permitiera la participación también de la audiencia virtual.

Los 6 participantes calificaron para el mundial en 2022. Así mismo Shane Cobalt, Shoot Ogawa y Ed Ripley tienen el pase en close up. En escenario solamente los 3 ya mencionados.

Un gran esfuerzo realizado con la pandemia obstaculizando eventos en vivo. La eliminatoria de Norteamérica se retrasó un año. Poco a poco va tomando forma para el mundial para próximo julio. Una gran función con duración aproximada de una hora 20 minutos.

Estándar
#magia, #teatro

Grand Gala de Magie

Póster de la Gala de Magia del Festival de Magie de Quebec. Se muestra con fines ilustrativos.

Cada 3 años la Federación Internacional de Sociedades de Magia (FISM, cuyo nombre original es en francés y las siglas quedan en el mismo orden) organiza el campeonato mundial de magia. Existen eliminatorias regionales para ganar el derecho de competir en el mundial. Debido a la pandemia el Mundial que debía realizarse en verano de 2021 se recorrió a 2022 y la eliminatoria de Norteamérica se realizó del 30 de septiembre al 3 de octubre de 2021, en el marco del Festival de Magia de Quebec, que inició unos días antes.

Como parte de las actividades, en el Palais Montcalm se tuvo un gala de magia la noche del 2 de octubre, la cual pudo verse en el teatro y en transmisión simultanea vía web. La presente reseña es sobre la emisión en línea.

La función duró aproximadamente 2 horas. Abriendo Juliana Chen presentó el acto con el que ganó el mundial en 1997. Un número con máscaras y manipulación de cartas que sigue siendo impresionante de ver.

Luc Langevin contó con varias participaciones a lo largo del programa, tanto en escenario como con magia de cerca.

Aaron Crow, con dos participaciones realizó sus conocidos números de ruleta rusa con cuchillo y tiro con arco al estilo de Guillermo Tell, con dicho acto terminó la gala.

Carisa Hendrix tuvo una breve entrevista para regresar más adelante con su personaje Lucy Darling y hacer magia con botellas.

Billy Kidd con mucha personalidad y gran ánimo cocinó un pastel en un sombrero prestado.

Ted y Marion Outerbridge realizaron grandes ilusiones. Marion levita y al finalizar desaparece de la silla donde se encontraba. Este tipo de magia que requiere aparatos grandes cada vez se ve menos. Tuvieron también un breve espacio para entrevistarlos.

Shawn Farquhar, ganador en 2009, tuvo una breve entrevista y un spot cómico donde simulaba andar en bicicleta con el presentador Nicolas Jobin. Realizó su rutina ganadora, por primera vez con acompañamiento musical en vivo. Antes de comenzar mencionó que se sentía emocionado y aterrado de tener la orquesta en vivo. Durante la ejecución se notaba totalmente emocionado. Es muy bueno darse cuenta de que a pesar de ser un acto de más 12 años sigue produciendo cosas en el mago y no ha caído en algo rutinario. Es humano y sigue disfrutando y emocionándose con su trabajo.

La gala fue conducida por Valérie Laroche y Nicolas Jobin, con la orquesta de la casa dirigida por Frédéric Brunet. Los presentadores con mucho carisma fueron enlazando los diferentes números. Me llamó la atención que los magos cuando necesitan ayuda de algún espectador, la mayoría de las veces se apoyaron en los presentadores o músicos de la orquesta. Tal vez son cambios que el COVID ha traído: menos contacto con el público.

Se agradece el esfuerzo que hizo el festival de transmitir la gala, espero los boletos en línea les hayan ayudado a equilibrar un poco la poca presencia de público en vivo.

Estándar