#magia, libros, Sin categoría

The Unmasking of Robert-Houdin

Detalle de la portada de The Unmasking of Robert-Houdin. Se muestra con fines ilustrativos.

Jean Eugène Robert-Houdin mago francés (1805-1871) publicó sus memorias en 1858 con el nombre Confidences d’un prestidigatateur: una vie d’artiste (Confidencias de un prestidigitador: una vida de artista). Erik Weisz, escapista mejor conocido como Harry Houdini (1874-1926) en 1908 escribió The Unmasking of Robert-Houdin (El desenmascaramiento de Robert-Houdin) a modo de venganza contra su antiguo ídolo. Para tener un mejor contexto sobre esta reseña, recomiendo leer antes la de las Memorias de Robert-Houdin.

Robert-Houdin es llamado el padre de la magia moderna y Erik Weisz al acuñar su nombre artístico agregó una i al apellido del francés, supuestamente significando “como Houdin”. Se dice que Houdini intentó entrevistarse con la viuda del sobrino de Robert-Houdin y ella se negó. Debido a eso, Houdini decidió vengarse escribiendo un libro donde “desenmascarara” a su ídolo. A veces se dice que Houdini escribía un libro de historia de la magia y decidió enfocarlo a tirar del pedestal a Robert-Houdin.

También se dice que años después mencionó que debería haber escrito un libro de historia. Otras fuentes refieren que lo que dijo es que el título del mismo libro debió haber sido Historia de la Magia, poniendo aún más el dedo en la llaga.

Advertencia: por años he pensado que mientras más se de Harry Houdini peor me cae. Dicho esto pasaré a la reseña, basándome en la versión electrónica del Conjuring Arts Research Center, sobre la primer edición de 1908. Existen varios errores tipográficos resultado de una mala revisión después de digitalizar.

El libro me resulta pesado de leer, lo siento con poca unidad. Está dividido en capítulos dedicados a demostrar que Robert-Houdin no inventó los efectos que menciona en sus memorias, en varios casos Houdini se esmera no solo en probar que no los inventó sino que tampoco construyó lo aparatos ni tenía la habilidad para presentar un espectáculo interesante. Al hablar de cada truco proporciona referencias históricas del efecto con anterioridad a Robert-Houdin e intercala biografías y anécdotas de los magos a los que les atribuye la verdadera invención. La poca unidad radica en que en un momento está soltando calificativos contra Robert-Houdin y al siguiente dando la biografía con lujo de detalle de otro mago. En ocasiones en el texto proporciona referencias bibliográficas de periódicos, incluyendo número de página. Notas al pie hubieran sido mejor para no cortar el flujo del texto.

El libro contiene innumerables ilustraciones y programas, la mayoría con crédito a “colección del autor” “imagen rara” “poco conocida” “única foto existente”, “fotografía expresamente tomada para este libro”, “colección de Harry Houdini” y otras frases que me hacen pensar en que tenía mucho interés en plasmar su nombre (según la búsqueda de Acrobat Reader su nombre aparece 136 veces) Las ilustraciones, programas y posters son una verdadera joya, lo mejor del libro, lástima que muchos no son legibles, no se si en la edición impresa se puedan leer, pero en la digital resulta imposible en la mayoría de los casos.

Frecuentemente increpa a Robert-Houdin acusándolo de ser un ladrón, mentiroso, haber borrado de la historia a las personas que merecían ser recordadas y haber escrito un libro para alimentar su propio ego, entre otras cosas.

Me resulta interesante que Houdini, alaba a otros magos en pasajes como: “Como frecuentemente ha sucedido en la historia de los sabios y estudiantes, corría por la sangre de Pinetti un amor por el misterio con esa peculiar mancha de charlatanismo” “lo que sea que se diga sobre el charlataniso de Pinetti, debe admitirse que dio al arte de la magia un gran ímpetu que se sentirá por muchas generaciones” o “toda Europa había sido despertada a un nuevo interés a la magia por el brillante Cagliostro” (Cagliotro, fue un charlatán sentenciado por la inquisición debido a sus supuestos poderes) Es decir, le molesta que Robert-Houdin fuera un charlatán en sus memorias pero perdona y alaba a otros charlatanes. También es de recordar que Houdini frecuentemente decía que toda la publicidad era buena, hablaran bien o mal de él, lo importante era que escribieran bien su nombre. Aquí parece molestarle que la publicidad fuera de otra persona. Irónicamente, entre el público general suele haber confusiones entre Houdini y Houdin. En el mismo libro, al menos una vez, el nombre aparece como Robert-Houdini. No se si sea otro error de digitalización o así esté el original.

En otro punto dice “Henri Decremps […] autor que expuso y se esforzó por arruinar a Pinetti, pero tuvo éxito solo en inmortalizarlo” ¿Houdini no habrá tenido una experiencia similar con su libro?

Houdini dedicó mucho esfuerzo en investigar y amasar una magnífica colección, es una lástima que en vez de escribir un ameno libro de historia, usara su tiempo para una publicación llena de odio donde él trata de erigirse paladín de la justicia. La portada muestra a la justicia, con su balanza, quitando una máscara al busto de Robert-Houdin y el libro termina con “Y el producto de estas investigaciones las pongo frente al único jurado, el gran público lector. Mi trabajo está finalizado” Teatralmente acabando como un abogado o fiscal poniendo las pruebas frente al gran jurado.

Cabe destacar que en varias ocasiones dice que alguien con pocos conocimientos o un mínimo de inteligencia se da cuenta de los errores ¿Cómo es que él no se dio cuenta de inmediato y hasta eligió un nombre inspirado en este hombre? Por cierto, muchos de sus argumentos los basa en lo que Torrini le dijo a Robert-Houdin, personaje que en la década de 1940 se supo es ficticio. Houdini fue engañado.

Como dije en la reseña de las memorias de Robert-Houdin, está probado que hay imprecisiones históricas y personajes ficticios. No dudo que varios de los trucos en realidad sean atribuibles a otras personas, sin embargo como lo mencioné antes, sus memorias resultan una lectura muy amena, prácticamente una novela. Cosa que no sucede con el libro de Houdini, este, al contrario, es pesado de leer y uno termina asqueado preguntándose cual de los dos es el que tiene en verdad un ego enorme.

Mike Caveney en las notas a su Classic Correspondence en la revista Magic de abril 2015, menciona que Dai Vernon (conocido como El profesor y El mago que engañó a Houdini) solía decir que para Houdini no era suficiente triunfar, otros debían fallar.

Murice Sardina en 1947 publicó Les “erreurs” de Harry Houdini (los “errores” de Harry Houdini) traducido al inglés como Where Houdini was wrong (donde Houdini estaba mal) y Jean Hugard en 1957 escribió Houdini’s “Unmasking”: fact vs fiction (El “desenmascaramiento” de Houdini: hechos vs ficción). Ambos libros contradiciendo lo escrito por el escapista. En un futuro espero comentarlos aquí mismo.

The Unmasking of Robert-Houdin
Autor: Harry Houdini
Año: 1908
The Publishing Printing Co.
319 páginas

Estándar
#magia, biografia, documental, libros

Confidencias de un Prestidigitador

Portada de Memoirs of Robert-Houdin, se muestra con fines ilustrativos.

Jean Eugène Robert-Houdin fue un relojero y mago francés que vivió de 1805 a 1871, estando activo en el mundo de la magia, de manera profesional aproximadamente 7 años. Entre magos se le llama “el padre de la magia moderna” En 1858 publicó sus memorias bajo el nombre Confidences d’un prestidigatateur: una vie d’artiste (Confidencias de un prestidigitador: una vida de artista), que ha sido traducido a varios idiomas frecuentemente cambiando el título. La versión que se usó para esta reseña es la edición de Milbourne Christopher, para editorial Dover, con el título Memoirs of Robert-Houdin King of the Conjurers (Memorias de Robert-Houdin Rey de los magos).

Antes que nada, quiero aclarar que a nivel personal las autobiografías (y frecuentemente también las biografías hechas por familiares) las tomo con reserva, ya que suelen engalanarse episodios, o hacerse tendenciosas (véase por ejemplo Bailando sobre mi tumba de Gelsey Kirkland, aquí en Por los Teatros) David Britlan en la revista Genii de febrero de 2021 dice: “Las biografías son frecuentemente historias bien pulidas en que las vicisitudes del negocio del espectáculo son transformadas en drama entretenido” En la actualidad, se tiene bien documentado que las Confidencias de un Prestidigitador contienen varios episodios apócrifos.

Tal vez teniendo esto en mente, leí las memorias como una novela entretenida. Robert-Houdin (finalmente entendí que Jean Eugène es su nombre, Robert su apellido y agregó Houdin, el apellido de su primera esposa) da una poética introducción donde se remonta a sus días en el teatro, compara el libro con el escenario y al lector con el público. Se especifica que contará los pasajes importantes de su vida que lo llevan al camino de la magia, es decir no una autobiografía con detalles fuera de ese tema.

Narra cómo en su juventud, su ingenio y afición por crear aparatos y mecanismos lo metieron en problemas en la escuela, cómo su vida estaba destinada a aburridos trabajos de oficina, todo sea por satisfacer a su papá o tener un empleo redituable o bien visto por la sociedad. Originalmente su interés está en la relojería, su papá era relojero, pero al considerar que se tenían pocos ingresos, trata de que su hijo se dedique a otra cosa. Finalmente cede y lo deja ser aprendiz del oficio. Durante sus estudios, por accidente, cae en sus manos un libro de trucos de magia, lo cual despierta su afición.

Tras comer alimento envenenado, en el delirio de la fiebre, da con el mago Torrini y su fiel ayudante Antonio. Ellos lo ayudan a reestablecerse y es como da una primer presentación en público. Torrini le cuenta sus desventuras, su ascenso y caída en desgracia. Son los capítulos más romantizados del libro, frecuentemente me recuerdan a novelas y en ciertos aspectos a la película El Ilusionista (a Edward Norton le dieron a leer las Confidencias como apoyo para el personaje y varios trucos que se ven en la película se basan en efectos de Robert-Houdin, por lo que no me sorprende encontrar similitudes)

Torrini le cuenta sus ideas de lo que un buen mago debe hacer y lo que no. Varias de ellas me llaman la atención, tomando nota de las mismas. Al analizar si estos conceptos las presenta Robert-Houdin o Torrini, frecuentemente me encuentro en un conflicto: me interesa saber quién de los dos lo expone, sin embargo, Torrini es alguien que se sabe no existió, por lo que la pregunta sobra: son ideas de Robert-Houdin puestas en boca de un personaje.

La historia sigue avanzando, contando encuentros con otros magos de la época, frecuentemente decepcionado por la tendencia a ridiculizar al público varón y mostrándose caballerosos con las damas.

Robert-Houdin propone unas reformas, basándose en las recomendaciones de Torrini (?) entre ellas tener un escenario elegante y sencillo, sin que esté lleno de parafernalia innecesaria, preferencia de habilidad de manos sobre aparatos trucados, abstenerse de utilizar ropa excéntrica y usar solo la ropa que la sociedad civilizada reconoce como vestimenta de noche. No hacer bromas ni juegos de palabras, tener un código de conducta del cual no desviarse.

Actualmente los magos suelen entablar largas discusiones sobre si el frac está pasado de moda y es reminiscencia de Robert-Houdin cuando quería vestirse como igual con su público (no lo dice de esa forma) pero no veo que tomen como caballito de batalla las otras reformas propuestas.

Describe también sus presentaciones en las Soirées Fantastiques en París, su momento de apogeo y sus giras por Inglaterra y Europa. Esto dura apenas 7 años. Se retira a dedicarse a sus experimentos con electricidad y autómatas.

Frecuentemente se menciona que fue sacado de su retiro para sofocar una revuelta en Argelia, colonia francesa, derrotando a los “hechiceros” locales con sus trucos de magia. El episodio, relatado por Robert-Houdin, es muy diferente del que existe en el ideario colectivo.

Confidencias de un prestidigitador me parece un libro muy interesante, por momentos novela, por momentos manual sobre el código de conducta de un mago. Hay pasajes que actualmente se sabe son falsos y otros con imprecisiones históricas. Se mezcla mucho la incógnita de qué es real y qué es ficticio. Además si consideramos que la cultura popular ha modificado lo que contiene el libro, en la idea de la gente puede estar algo muy diferente a la realidad.

No siempre se ha sabido que las Confidencias tienen episodios falsos. Peter Lamont y Jim Steinmeyer indican en su libro The Secret History of Magic (La historia secreta de la magia) publicado en 2018, que fue en 1943 cuando el mito de Torrini se vino abajo. Hasta entonces se habían hecho pocas investigaciones al respecto.

Esto deja más incógnitas. Si son sus memorias ¿tiene episodios ficticios solo para engalanar la historia? La cita de David Britland tiene mucho peso en este caso. Como decía antes, hay pensamientos sobre la magia que los expresan sus compañeros, pero al saber que son solo personajes ¿entonces son las ideas de Robert-Houdin puestas en boca de otros? Lamont y Steinmeyer indican que tanto Torrini como Antonio, entre otras cosas, sirven para que el autor disfrace educadamente sus críticas a la magia de la época.

Me resultan de particular interés las diferencias que tienen las palabras conjurer, magician y prestidigitator (en inglés) y me hace preguntarme qué palabras usa en el original francés y cuáles serían los equivalentes en español. Por ejemplo, al inicio traduje King of conjurers como rey de los magos, aunque una traducción más literal sería rey de los conjuradores. Conjurador, en español, en realidad no se usa. Incluso la palabra magician no aparece como tal y magia solo se utiliza en el libro para decir magia blanca. Hoy en día estas palabras pueden usarse de manera indistinta, pero en la época tenían diferentes significados.

Me parece que Confidencias de un Prestidigitador es de los libros frecuentemente mencionado en el mundo de la magia pero poco leído. Lamont y Steinmeyer dicen que el mayor truco de Robert-Houdin, es precisamente este libro, un truco que sigue intrigándonos y dejándonos incógnitas 150 años después. Si leemos nuevamente la introducción dice “¿Por qué no debería convertir esta ficción en realidad? ¿No podría, cada noche cuando el reloj da las 8:00, continuar mi presentación bajo otra forma? Mi público será el lector, y mi escenario un libro”

Para esta reseña:
Memoirs of Robert-Houdin King of Conjurers.
Jean Eugène Robert-Houdin.
Notas e introducción de Milbourne Christopher.
Editorial Dover, 1964.
329 páginas.
Disponible en varios idiomas y editoriales.

Estándar
#magia, #video, documental, pelicula

Dealt

Poster y portada de Dealt. Se muestra con fines ilustrativos.

Ricahrd Turner se describe a sí mismo como un “card mechanic”, una traducción literal sería mecánico de cartas, en Dealt subtitulan el término como “tahúr”, la expresión se refiere a ser experto en el manejo de las cartas, en este caso enfocado a técnicas de trampas en juegos, por lo que “tahúr”, si bien considero no es un término que refleja completamente la idea, si es una palabra bastante aproximada en español. Considero que en español tahúr nos remite a una persona que usa su habilidad para sacar ventaja en los juegos y obtener ganancias. A Turner le interesan estas técnicas como demostración, no para sacar beneficios

Turner es ampliamente conocido en el mundo de la magia, participando en convenciones y espectáculos, sin embargo, él no se considera mago.

Dealt (repartir, haciendo referencia la baraja) es un documental de 2017 sobre la vida de Turner. En la cinta vemos su obsesión por las cartas: clósets llenos de ellas, práctica incesante día y noche, en todo momento naipes en las manos, incluso cuando hace ejercicio. Su hijo recibió el nombre de Asa Spades (suena muy parecido a As de Espadas) a quien le decoró si habitación con motivos de cartas.

Steve Forte, experto en protección de juegos, menciona que es común que un tahúr utilice una o dos técnicas, y no necesariamente de forma limpia. En sus palabras, Turner ha recorrido toda la lista dominando los movimientos.

Turner a temprana edad comenzó a perder la vista, quedando legalmente ciego en una adolescencia temprana. Sin embrago durante años se negó a aceptar el hecho, recibir un trato especial, sentirse limitado o que se hablara de “su condición”. Nunca ha aprendido Braille, frecuentemente se mueve como si pudiera ver, ocultando el hecho de que no. Lo normal cuando uno guía a una persona ciega es que el vidente vaya al frente, en Dealt vemos a Turner siempre tomar la delantera aún cuando es guiado por alguien. Su hijo Asa dice que tardó varios años en descubrir que su padre no veía.

Es experto en artes marciales, es cinta negra, vemos fotografías donde anda en cuerda floja y otras actividades que uno no pensaría para un ciego. Todo en un esfuerzo de demostrar que no estaba “discapacitado”. En videos de programas de televisión donde participó a lo largo de los años, vemos su semblante volverse sombrío cuando el presentador dice “no solo es un experto en cartas, también es ciego”.

Hacia el final del documental, en años recientes, Turner acepta su ceguera y convivir con ella. Sigue buscando hacer cosas por si mismo y no depender de otros, sin embargo, acepta que es una parte de él, y es lo que lo ha hecho la persona que es. En los últimos años se indica, presentó un espectáculo autobiográfico.

Se incluyen entrevistas con familiares y magos, algunas escenas de la vida cotidiana, visitas a museos y paseos donde le están describiendo las escenas y cuando es posible él toca las piezas. Se ven fragmentos de presentaciones y cómo es recibido en convenciones. Nominaciones a premios tanto no ganados como ganados.

Definitivamente es una vida de obsesión. Solo la obsesión puede llevarlo a practicar tanto y lograr la excelencia en sus áreas de interés. Por supuesto, llama más la atención el hecho de que pelee en artes marciales o controle cartas sin vista para ayudarlo. Es algo que no podemos dejar de lado. También podemos imaginar que en su lucha, también obsesiva, por demostrar que es autosuficiente, se ha metido de lleno en lo que se propone. Y si, es posible que de no haber perdido la vista estaría haciendo otras cosas y no por lo que es mundialmente conocido. Aunque no me cabe duda de que también lo habría hecho de forma obsesiva.

El documental ganó el premio de la Audiencia en el SXSW Film Festival 2017, en el cual debutó. Es una cinta bien lograda que transmite emociones y va llevando al espectador por todas ellas. Puede verse en servicios de streaming solo en Estados Unidos o en DVD, disponible solamente en región 1.

Dealt
Dirección: Luke Korem
Duración: 1:26 horas
Sundance Selects, Keep on Running Pictures, Ralph Smith Entertainement.

Estándar
#magia, #teatro

Ilusio: magic on ice

Póster de Ilusio: Magic on Ice. Se muestra con fines ilustrativos.

Del 14 al 23 de junio se presentó en la Arena Ciudad de México el espectáculo Ilusio: magic on ice de Steve Wheeler. Es una producción muy grande que combina magia y patinaje sobre hielo.

La mayor parte de la magia son grandes ilusiones: escapes, desapariciones y apariciones principalmente. El patinaje es tanto en grupo como solistas, sirviendo de entreacto a la magia. ¿Qué tanto es magia y qué tanto patinaje? No sabría decirlo pero lo dejaré en mitad y mitad.

La magia es visualmente muy buena, este tipo de ilusiones se ven poco en México por lo que fue una buena oportunidad para atestiguar esta magia, sin embargo, de cierta forma lo sentí algo monótono ya que en general eran apariciones y desapariciones, por ejemplo, los 4 primeros números fueron Steve apareciendo y su asistente apareciendo 3 veces. De igual manera los 2 últimos números fueron básicamente el mismo efecto.

Dicho esto, la función me pareció muy buena, una super producción con 16 personas en escena, luces, música, vestuario, coreografías, flamas y equipo de magia impresionantes. Caí en cuenta que nunca había visto patinaje profesional en vivo. Nuevamente, esto difícilmente se ve en México ya que no somos un lugar donde haya hielo y se acostumbren los deportes invernales.

Para el patinaje normalmente era un ensamble de entre 8 y 10 personas, habiendo algunos solos. Los que me impresionaron más fueron los solos de los hombres con saltos y giros a gran velocidad. El ensamble está muy bien ensayado y sus coreografías se vieron con mucha precisión.

Aunque son números independientes uno de otro, se tenía una constante en la que una patinadora de blanco era “la asistente” en la magia, mientras que otra patinadora de negro (presentada como Fátima, de México, quien se mostró agradecida por presentarse en su país natal) hacía la introducción a los números más misteriosos o con cierto sabor de peligro.

El lugar no me pareció el más adecuado ya que la Arena es inmensamente grande. Calculé una asistencia de aproximadamente 600 personas por lo que lucía vacía, esto durante la función del último sábado por la noche. Aparentemente faltó difusión.

Uno de los números que más me gustó fueron los anillos chinos, el truco clásico donde aros de metal se enlazan y desenlazan. Fue presentado con dos aros de una manera original aprovechando el patinaje. Si mal no recuerdo fue lo único que no entra en la categoría de grandes ilusiones y a mi gusto lució mucho. Otro de mis momentos favoritos fue cuando una persona del público es pasada a la pista y convertido en el mago. Dio un contacto más directo con el público que estaba faltando. En otro instante pasaron a varios niños para pasearlos en cajones al estilo de trineos. En este caso no era ni magia ni hazañas de patinaje, solo un paseo para los niños pero una vez más dio una conexión con el público y una sensación de humanidad, no es un super hombre que escapa del peligro y desaparece, es humano como todos nosotros que vemos desde las butacas.

Con una duración de 1:50 horas incluyendo un intermedio de 20 minutos, me pareció el tiempo adecuado. Comenzó extremadamente puntual lo cual me agradó. Los precios me parecieron accesibles. Fui atraído por la magia y me atrapó el patinaje.

Estándar
#magia, #teatro

The Illusionists

Póster de The Illusionists, se muestra con fines ilustrativos.

The Illusionists se presenta por cuarta ocasión en la Ciudad de México, esta vez utilizando el subtítulo “Directo desde Broadway” El espectáculo se ha caracterizado por presentar entre 5 y 8 magos en cada ciudad, pudiendo ser estos diferentes en cada parada de la gira. El espectáculo cambia, los magos presentan su propio material, si un mago no está en una ciudad no se hacen sus trucos, la persona que cubre el lugar hace su propio repertorio. Los artistas siempre son presentados en el póster no por su nombre sino por un título estilo superhéroe y una característica formación en “V”

Los 8 magos son: Florian Sainvet (Francia), Leonardo Bruno (México, radicando en Estados Unidos), Matt Johnson (Canadá), Sabine Van Diemen (Holanda), Aaron Crow (Bélgica), Joaquín Kotkin (México), Mark Kalin (con Jinger Leigh, aunque no se anuncia en el póster. Estados Unidos) y Aryel Altamar (Argentina).

Florian Sainvet “El Manipulador” presenta una versión de su acto de robot con el que ganó en 2018 el primer lugar de manipulación en el mundial de magia. Es una rutina que recuerda a Tron, donde se materializan de la nada cuadros y discos en sus manos, casi como un truco de cine. Hace también un encore que ya es característico en The Illusionists (uno de los pocos actos que se presenta independientemente de los magos que hagan la función) con éste se gana el corazón de los espectadores locales.

Leonardo Bruno “El Alquimista” (erróneamente anunciado como El Escapista) tiene 3 segmentos en los que hace efectos característicos de Kevin James de quien es familiar y también ha estado en el espectáculo. En este caso me hubiera gustado ver algo distinto. Lo que nos presenta tiene momentos poéticos, momentos de sorpresa y espanto así como momentos en que hace regresar a la infancia.

Matt Johnson “El Escapista” (erróneamente anunciado como El Alquimista) presenta su versión de un famoso escape de Houidini. Es su única participación en el show y mantendrá al público conteniendo la respiración literalmente mientras realiza su proeza.

Sabine Van Diemen “La hechicera” hace dos ilusiones que fueron representativas de Los Pendragons en los años 90s. Entrenada por Jonathan Pendragon, posiblemente sea lo más cercano que podamos ver hoy en día a su legendaria presentación. Una excelente oportunidad para ver una de las ilusiones más mostradas y que pocas veces se hace a la perfección. Uniéndolo a su personalidad y el hecho de hablarle al público en español, su participación es de lo que más se recordará.

Aaron Crow “El Guerrero” tiene a la vez uno de los segmentos de más tensión y el más romántico. Con una mirada muy penetrante dirige a los espectadores que le ayudan en el escenario. Muestra destreza con espada, chacos y navaja mientras su vista está evidentemente bloqueada por medios que pocos se atreverían a hacer, todo mientras sus asistentes tiemblan de pies a cabeza. En su segmento final, una pareja vuelve a proponerse después de enfrentar una flecha de Crow. ¿Acaso desempeña el papel de Cupido? Después de todo Cupido y sus flechas no necesariamente deben venir en presentación tierna.

Joaquín Kotkin “El Surrealista” conocido como El Mago de la Media Barba, cuenta con varias participaciones que a la vez impresionan y hacen reír con sus comentarios. Verdaderamente es surrealista que se trague un par de objetos, regresando uno de ellos de manera inusual con comentarios cómicos como si fuera cualquier cosa. En otro truco que remite al ocultismo, interviene el tarot y un escorpión, sin dejar de lado un poco de humor. Este efecto solo lo verán con Kotkin o con David Copperfield.

Mark Kalin “El Anfitrión” en tres segmentos aparece y desaparece de maneras increíbles a Jinger Leigh. Ya sea rodeando con fuego o con público que vigile que no hay entradas posibles. Si no me equivoco estas ilusiones son presentadas exclusivamente por ellos.

Aryel Altamar “El Mentalista” mas que mentalismo hace hipnotismo. Su segmento me parece demasiado largo. Hipnotizará a alrededor de 30 personas que se ofrezcan voluntarios, metiéndose en sus mentes y jugando un poco con ellos. Nota: nunca me han gustado los espectáculos de hipnosis.

En años anteriores las funciones habían sido en el Auditorio Nacional, lugar que me parece extremadamente grande para espectáculos que son visuales, el espacio siempre me pareció malo pues incluso en planta baja el público terminaba viendo casi todo el tiempo en las pantallas en lugar de en directo. Esta vez cambian el escenario y se presentan en el Teatro Telcel cosa que me pareció muy acertada. El costo promedio del boleto aumentó y también la cantidad de funciones (actualmente 9 por semana) pero al parecer se puede apreciar bien la función casi desde cualquier lugar. Un par de actos siguen requiriendo la asistencia de la pantalla gigante.

El espectáculo es muy bueno, en general fluye con muy buen ritmo haciendo las transiciones entre un mago y otro bastante ágiles. La mayoría son ilusiones que difícilmente se ven en México. Cumplirá las expectativas de toda la familia.

The Illusionists directo desde Broadway
Teatro Telcel
Duración aproximada: 2:15 horas incluye intermedio de 15 minutos (si te ofreces voluntario para ser hipnotizado no tienes intermedio)
Hasta el 30 de junio (el póster dice 23, ya hay boletos publicados hasta el 30)

Estándar
#magia

Chamber Magic

Steve Cohen, el mago de los millonarios, desde abril del año 2000 ha presentado su espectáculo Chamber Magic. Inicialmente en el Hotel Waldorf Astoria de Nueva York hasta el cierre del inmueble en el año 2017, posteriormente en el Lotte Palace Hotel de la misma ciudad.

Inspirado en la época en que la gente de clase alta ofrecía fiestas en sus casas con entretenimientos diversos tales como músicos, cantantes o magos, Chamber Magic se traduce algo así como Magia de Cámara, siendo de manera similar a la música de cámara un espectáculo pensado para presentarse en un salón.

El Lotte Palace incluye el edificio histórico conocido como Villard Houses que data de 1882. Dentro de esta sección del hotel es donde se lleva a cabo Chamber Magic. La función tiene lugar en un salón ricamente adornado con pinturas que ocupan todas las paredes y candelabros muy elaborados. Se indica que la decoración es la original.

El espectáculo es un ambiente muy íntimo, se reciben 70 espectadores acomodados en 4 filas de asientos. Es requisito cumplir con un código de vestimenta formal: traje y corbata o vestido de noche. Se da la explicación que se trata de recrear la época no solo con la formalidad de la vestimenta sino también con el lujo del lugar. Steve Cohen señala que a su parecer este es el atuendo que se debería usar para ir al teatro.

Dentro de la magia se ha cuestionado que el atuendo tradicional del mago ha quedado en el pasado y el frac y chistera son ahora meros clichés provenientes de una moda antigua. En este caso está perfectamente justificado que el mago use frac.

La magia es muy buena, bien presentada y genera diversas emociones en los espectadores. Se cuida que todos puedan ver bien lo que sucede. Para las filas 3 y 4 (más económicas) habrá momentos en que se pida se coloquen de pie o se acomoden momentáneamente en puntos donde vean mejor. Se agradece totalmente que se tome en cuenta y se aseguren que todos tendrán una buena vista de la magia.

Los trucos incluyen monedas, cartas, un ladrillo, anillos, una tetera de la que se sirven diversas bebidas nombradas por el público. En otra rutina invoca a uno de los constructores de la propiedad. Finaliza con un impresionante acto en el que menciona algo personal de cada uno de los 70 asistentes.

Es un espectáculo en el que cada detalle está minuciosamente planeado y cuidado. Casi 20 años respaldan a Chamber Magic y se nota la experiencia de Steve Cohen que por supuesto abarca más años.

En este concepto del mago de los millonarios, se ha cuidado hasta la calidad del papel del programa de mano y la tarjeta de presentación. Me hizo recordar a Roberto Giobbi en su libro Secret Agenda dando el consejo de no escatimar en la papelería para agradecer a los clientes.

Chamber Magic se presenta 5 veces por semana (2 el viernes y 3 el sábado) y se agota desde 3 semanas antes por lo que hay que reservar con tiempo. Para las últimas funciones de cada día se ofrece de manera adicional un “meet & greet” donde se puede platicar con Steve Cohen, tomarse la foto y recibir un autógrafo. Se tiene mercancía a la venta que incluye una novela gráfica inspirada en su personaje y las barajas Tycoon producidas por Theory 11 las cuales tienen un elegante diseño y fácil manejo.

Estándar
#magia

El Conejo Blas y su Mago Frank

El mago Frank cumple 50 años de vida artística y lo celebra junto con su inseparable conejo Blas con una breve temporada en teatro.

El mago Frank se ha presentado en numerosos programas de televisión, teatros, centros nocturnos, convenciones y por supuesto en fiestas infantiles. El conejo Blas es un personaje muy representativo que lo ha acompañado durante casi toda su carrera, inspirando su nombre en la canción La Cacería (conejo Blas, a dónde vas)

Bajo el título El Conejo Blas y su Mago Frank, se presenta este espectáculo para toda la familia en el Teatro Wilberto Cantón en la Ciudad de México. Se incluye magia, comedia, ventriloquía, canciones y un homenaje a Cri-Cri.

Con mucha interacción el mago Frank muestra su experiencia manteniendo al público entretenido y a los pequeños gritando por sus ocurrencias y “trampas”. Tal como dice el programa de mano, ha divertido a niños de los siglos XX y XXI.

La magia incluye conejos de madera, cacahuates, un títere y una caja que flota, entre otros.

El momento más esperado es la llegada de Blas quien hace reír con sus ocurrencias. Junto con Frank y el público canta una canción dedicada a los niños más pequeños.

Planeado como un espectáculo familiar, es de humor blanco, con una duración adecuada para los niños. Al finalizar Frank invita a pasar al vestíbulo a tomarse sin costo la foto con él y Blas. Para agilizar su staff utiliza una cámara propia y las fotografías son subidas al día siguiente a Facebook desde donde pueden compartirse.

Hay disponible mercancía: botones, discos con las canciones y muñecos de Blas.

El Conejo Blas y su Mago Frank se presenta todos los domingos de marzo a las 13:00 horas en el Teatro SOGEM Wilberto Cantón.

Estándar
Sin categoría

Bienvenidos

Hace varios meses, posiblemente ya años, un par de familiares y amigos me propusieron que hiciera un blog sobre artes escénicas donde comentara las obras que veo. Tras dejarlo de lado por mucho tiempo finalmente comienza este proyecto.

Por los Teatros será un blog para comentar danza, teatro, magia y circo principalmente. Se darán reseñas tanto de funciones en vivo como de grabaciones, así como de libros relacionados con la materia.

Inicialmente se publicará material nuevo cada dos semanas, pudiendo aumentar la frecuencia posteriormente.

El 19 de enero de 2019 a las 10:00 am se publicó la primer entrada en otra plataforma pero unas semanas después nos mudamos hacia acá.

Muchas gracias a quienes han empujado para que Por los Teatros sea posible y a ustedes, futuros lectores.

Andrés Reynoso

Estándar