#magia, #teatro, biografia, circo, libros

Seventy Years a Showman

Anteportada de Seventy Years a Showman. Se muestra con fines ilustrativos.

George Sanger fue un artista circense del siglo XIX. Nació en 1825 y toda su vida la dedicó al circo. Se retiró a los 80 y en 1910, teniendo 85 años, publicó su autobiografía: Seventy Years a Showman (Setenta Años de Showman) Comencemos con la definición de showman. Puede traducirse como empresario, organizador de espectáculos. De manera literal como hombre espectáculo, quien ejerce de manera excelente varias ramas del espectáculo. En este caso, Sanger, era todo ello.

La edición que se utiliza para la reseña es la de J.M Dent & Sons para la colección The Kings Treasuries of Literature (algo así como Las Arcas de Literatura de los Reyes) Es un curioso librito de bolsillo. Midiendo 11×15.5 cm y apenas 1.5 cm de espesor, incluyendo tapas duras, contiene 256 páginas, las cuales a pesar de ser delgadas se sienten de buena calidad. Se trata de una reimpresión de 1967, seguramente pensada literalmente como libro de bolsillo. El formato lo hace ideal para cargarse en un viaje y sus tapas duras reducen el maltrato. Muy diferente a los libros de bolsillo actuales. La tapa de color rojo solo tiene un pequeño bajo relieve del perfil de una mujer. El título está escrito en el lomo únicamente.

George Sanger nació de padres que viajaban en las ferias itinerantes. Como niño ayudó a sus padres con el peep-show que era la atracción que manejaban. Peep significa mirar furtivamente. Peep-show es un cajón que contiene fotografías y los espectadores se asoman por mirillas para ver las imágenes. Según narra Sanger, mostraban secuencias de imágenes mientras contaban alguna historia: la muerte del rey y coronación de la nueva reina o algún asesinato que hiciera mucho ruido en las noticias.

También trabajó con otros compañeros de feria haciendo actos de circo. Con el tiempo se casó con una domadora de leones y se asoció con hermanos para independizarse de sus padres y buscar sus propias aventuras. Posteriormente se separó de sus socios y se convirtió en uno de los empresarios de circo más importantes de Inglaterra. Formó su compañía y tuvo a su cargo la administración de diversos espectáculos tanto en carpas como en teatros.

A lo largo de su libro cuenta diversas experiencias: los peleas entre los circos para asegurar el mejor lugar en las ferias, las vicisitudes al presentar números de magia y mentalismo en la Inglaterra Victoriana donde abundaba la superstición y frecuentemente se creía tenía pactos diabólicos, así como conflictos con la ley que consideraban a las ferias ambulantes como peligrosas. Cuenta también algunos de los engaños que hacía en los espectáculos de fenómenos para mostrar caníbales o al hombre “más alto del mundo”, otros engaños eran la ostra que fuma y los puercos sabios.

Durante muchos años administró un teatro donde presentaba a su compañía o a otras que rentaban el espacio. En algunos espectáculos de teatro, en una época de grandes producciones que apostaban por atractivos visuales muy complejos, se pedía su apoyo para que hubiera grandes felinos en escena. En un par de ocasiones narra como truco publicitario haber soltado a los leones al final de los ensayos. Los trucos publicitarios se le daban a menudo, participó en desfiles en honor a la reina donde el desfile y pequeños enfrentamientos con la policía eran partes de la publicidad.

En un conflicto legal con un contrincante, como burla, se agregó el título de Lord, por lo que frecuentemente es conocido como ‘Lord’ George Sanger. Hay historias apócrifas que dicen que Lord era su nombre de pila. Varias veces se entrevistó con la realeza, contando que los reyes tomaban de forma divertida el auto nombrarse Lord.

En diversos momentos la historia se siente un tanto moralizante. Dando consejos propios o repitiendo los que le daba su padre.

Me llama particularmente la atención cuando narra la plaga de viruela de 1833. Desde la preocupación general por la forma tan rápida de propagarse y lo virulenta de la enfermedad, hasta las maravillas que se lograron por medio de la vacunación. Recomienda ampliamente vacunarse y está seguro de que la razón que como adulto, en todos sus años de empresario, perdiera solo un par de empleados por causa de la viruela es gracias a las vacunas. Aclaración: Dichos empleados no estaban vacunados.

A casi 2 siglos de esa epidemia y a más de 100 años de publicarse por primera vez este libro, el episodio y la recomendación se sienten muy actuales.

Seventy Years a Showman es un libro entretenido, de fácil lectura. Como se indica en la introducción de esta edición, es un libro olvidado que vale la pena rescatarlo.

Seventy Years a Showman.
‘Lord’ George Sanger.
J. M. Dent & Sons Ltd, Londres.
Primera impresión en esta edición 1935, reimpresión 1967.
265 páginas.

Estándar
#magia, comic, libros, Novela Grafica

The Millionaire’s Magician (novela gráfica)

Portada de The MIllionaire’s Magician. Se muestra con fines ilustrativos.

Steve Cohen ha presentado en Nueva York su espectáculo Chamber Magic (Magia de Cámara) por aproximadamente dos décadas, originalmente en el Waldorf Astoria y ahora en el Lotte Palace. Es conocido como The Millionaire’s Magician (El Mago de los Millonarios) título que describe los clientes a quienes entretiene cuando no está en Chamber Magic. Aquí se puede leer la reseña de Por los Teatros en 2019.

En 2018 lanzó una novela gráfica con el mismo nombre, concevida por él mismo. Tiene prólogo de David Copperfiled, historia de Keith Champagne, arte de Peter Krause, color por Jordie Bellaire, letras por Bill Tortolini, diseño de portada de Tara Phillips, diseño de libro y letras de portada por Spencer Charles.

La historia mezcla realidad y ficción, donde Steve Cohen descubre los turbios negocios de un importante empresario y filántropo. La situación lleva a Cohen a convertirse en el mago de los millonarios, no solo haciéndose un lugar en el mundo del entretenimiento de la alta sociedad de Nueva York, sino en un justiciero que irá guiando al criminal a una trampa que lo ponga ante al justicia.

No soy asiduo a los cómics, sin embargo este trabajo me atrapó. Existen fórmulas establecidas para novelas, cómics e historias de héroes. Creo que varias de esas fórmulas están en The Millionaire’s Magician y lejos de ser una historia predecible y llena de clichés, es un trabajo que se disfruta.

Los diálogos muestran una notable diferencia entre un mago refinado y un empresario déspota. La ambientación en general es “clara”, con colores brillantes. Se pasa de elegantes salones y casas tradicionales en Japón, a oscuras bodegas clandestinas. A pesar de haber una historia oscura, la ambientación no se siente pesada.

En particular me gustó que se mencionan magos (directa o indirectamente) como Malini, Copperfield, Thurston, Hofzinser y Ton Onosaka (quien participa como él mismo) También varios trucos de magia como la carta en la espada, un objeto que aparece dentro de una nuez dentro de un huevo dentro de un limón, los anillos chinos, atrapar la bala, por supuesto trucos con cartas y la joya de la corona: Think-a-drink, truco en el que de una tetera se pueden servir diferentes bebidas que coinciden con las peticiones de los espectadores.

El truco como botella existe desde mediados de siglo XIX, en forma de tetera inició a principios de siglo XX con David Devant. En la revista Genii de enero de 2020, Cohen comenta que actualmente custodia la tetera original.

Regresando a la novela gráfica, eso me gustó: los trucos que se mencionan en realidad se pueden hacer y están integrados dentro de la historia, no son un pretexto para mencionar un truco, tienen un papel importante dentro de la misma.

También me agrado ver a uno de los personajes sosteniendo el libro Greater Magic de John Northern Hilliard, publicado por primera vez en 1938, siendo uno de los libros más emblemáticos de la primer mitad del siglo XX y mencionado frecuentemente como referencia por grandes magos.

Con un diseño muy cuidado, las primeras y últimas páginas tienen un estilo elegante transmitiendo la sensación de los lujosos salones que se mencionan. La portada ilustra muy bien la historia: Cohen usando una katana para partir un naipe: un rey mal encarado, mafioso, sosteniendo una pistola.

Como epílogo Cohen comenta algunos elementos reales de la novela gráfica y su experiencia con Think-a-drink y atrapar la bala. Se incluye también una entrevista realizada en 2008 por Richard Kaufman para la revista Genii.

The Millionaire’s Magician puede conseguirse en tapa blanda en el sitio de Chamber Magic. En este momento en Kickstarter corre una campaña para una edición especial de tapa dura.

The Millionaire’s Magician
114 páginas aproximadamente (sin numerar)
Concevido: Steve Cohen.
Prólogo: David Copperfiled.
Historia: Keith Champagne.
Arte: Peter Krause.
Color: Jordie Bellaire.
Letras: Bill Tortolini.
Diseño de portada: Tara Phillips.
Diseño de libro y letras de portada: Spencer Charles.
Brick Hat Press, 2018

Estándar