#video, Ballet

Novena Sinfonía (Béjart)

Portada del disco de Novena Sinfonía. Se muestra con fines ilustrativos.

La Oda a la Alegría de Friedrich Schiller se publicó por primera vez en 1786. Ludwig van Beethoven le puso música estrenando en 1824 su Sinfonía n.º 9 en re menor, op. 125 “Coral” o popularmente conocida como Himno a la Alegría.

La obra consta de 4 movimientos, siendo el último el que incluye selecciones del poema de Schiller. Es una pieza muy conocida en todo el mundo que ha sido símbolo de libertad y hermandad.

En 1964 Maurice Béjart coreografío la obra completa bajo el título Novena Sinfonía, planeándola como un espectáculo para grandes escenarios como arenas. Originalmente se estrenó con el Ballet du XXe siècle que finaliza sus actividades en 1987. Posteriormente el coreógrafo crea el Béjart Ballet Lausanne. En el sitio de internet de esta compañía, en palabras de Béjart se menciona que la obra no tiene un concepto o tema, solo siguen al compositor del miedo a la alegría, de la sombra a la luz, participando en una obra maestra que pertenece a la humanidad, no solo tocado y cantado, sino también bailado como en las tragedias griegas y ritos religiosos de la antigüedad.

En 2014, 50 años después de su estreno y tras 3 años de preparación se vuelve a presentar en conjunto con el Tokyo Ballet en el NHK Hall de Tokyo, con la participación del coro Ritsuyukai y la Orquesta Filarmónica de Israel. EuroArts y NHK graban por primera vez esta obra, la cual está disponible en DVD, BluRay y streaming en medici.tv

Gil Roman, director del Béjart Ballet Lausanne se encarga de hacer el prólogo en el que narra fragmentos de El nacimiento de la tragedia de Nietzche acompañado de dos percusionistas.

Los 4 movimientos están muy bien logrados, los bailarines tienen soltura y mucha musicalidad, como en su tiempo lo dijo Béjart, parecen solo moverse siguiendo la música. Hay momentos en que se transmite melancolía, en otros alegría y en otros fuerza. Con gracia, soltura e impresionantes saltos se va llevando la obra.

En el cuarto movimiento, cuando interviene el coro y los solistas, se tienen más de 200 artistas en escena entre bailarines, cantantes y músicos. Llegado el momento cumbre de la obra, con el famoso coro, se tiene una imagen muy fuerte en la que todos los bailarines avanzan a paso firme con la mirada en alto tomados de la mano. Bailarines europeos, asiáticos y africanos, se tiene todo tipo de colores de piel, unido a la intensidad de la música la imagen es verdaderamente fuerte, un símbolo de hermandad. Verlo en televisión provoca un estremecimiento y dan ganas de llorar de la emoción. Verlo en vivo debe ser algo que no se puede describir.

La obra finaliza en medio de júbilo, todos los bailarines corriendo en círculos concéntricos, algunas tomas aéreas dan una perspectiva que en el teatro no tendríamos.

He visto la obra transmitida en televisión, en streaming en medici.tv y en BluRay, cada vez que la veo me estremece de la misma forma. Recomiendo más el BluRay pues la alta definición permite ver muchos más detalles de los bailarines: expresión, trabajo muscular, incluso sudor. Al ver estos detalles se siente más la intensidad con que están bailando para dar su mensaje. Oírlo en 5.1 es un extra.

Alegría […] Todos los hombres vuelven a ser hermanos donde su ala posa – Schiller

Para más información de la obra y el Béjart Ballet Lausanne https://www.bejart.ch/en/ballet/ixe-symphonie/
Duración: 88 minutos.
Disco con notas impresas en inglés, francés y alemán. Subtítulos del prólogo de Nietzche y del poema de Schiller en inglés, alemán, coreano y japonés. Audio PCM Stereo y DTS 5.1.
Producción EuroArts, NHK, WDR arte.
Grabado en 2014 y comercializado en 2015.

Estándar
#danza, pelicula

White Nights

Portada del DVD White Nights. Se muestra con fines ilustrativos.

Conocida en español como noches de sol, sol de media noche o noches blancas que es la traducción directa. El título hace referencia a la época del año en que el sol es visible las 24 horas del día en regiones boreales, un fenómeno que se presenta en zonas de Rusia.

La película de 1985 con Mikhail Baryshnikov y Gregory Hines cuenta la historia de un bailarín soviético de ballet (Nikolái Ródchenko) que escapó a Estados Unidos y por un accidente aéreo aterriza en Rusia donde será retenido. Un bailarín y militar estadounidense que desertó y se fue a la Unión Soviética (Raymond Greenwood) será el encargado de custodiarlo y prepararlo con los ensayos necesarios para su regreso a los escenarios en Leningrado. Todo el tiempo vigilados por agentes de la KGB que monitorean toda su actividad y hacen ofertas que no necesariamente están dispuestos a cumplir. Ródchenko y Estados Unidos harán todo lo posible para que regrese a salvo al país que le dio asilo.

La película salió en plena guerra fría por lo que la historia se siente como propaganda. El papel de Ródchenko es interpretado por Baryshnikov quien es un bailarín soviético que escapó para hacer su vida en Nueva York. De alguna forma la película parece decir “esto le pasaría a Baryshnikov si regresara a la URSS”

La película cae en clichés como personajes que luchan por la libertad y sus contrapartes racistas, sin embargo la historia me parece interesante y me atrapó. Existen además varias escenas de danza muy buenas como el inicio de la película con Le jeune homme et la mort de Roland Petit, una secuencia de improvisación de tap con Gregory Hines, una escena donde Baryshnikov apuesta 11 rublos contra 11 piruetas y otra escena donde los dos protagonistas bailan juntos en el estudio de ensayos. El trabajo coreográfico lo hizo Twyla Tharp.

El director Taylor Hackford la describe como un thriller de danza y política. En sus palabras la idea era hacer algo musical con Baryshnikov y Hines, al buscar una trama salió la historia que conocemos. La danza es parte de la película, no un adorno dentro de la misma.

A diferencia de Bailando en el desierto, White Nights me parece una historia dinámica a pesar de ambas películas tratar temas similares.

En una escena Ródchenko habla con la directora del Ballet Kirov le dice que en la URSS bailan lo que se les pide, no lo que quieren, por lo que se pierde la individualidad del intérprete, en cambio en occidente son libres por bailar realmente lo que quieren. Hace mención que ella sueña con bailar a Balanchine (bailarín y coreógrafo que huyó de Rusia, por lo tanto prohibido en ese país) y él en cambio lo ha podido bailar. Me llamó la atención que se dice que Balanchine pedía a sus bailarines que no interpretaran con un estilo propio, sin un sello personal.

White Nights (noches blancas, sol de media noche o noches de sol, según el país)
Columbia Pictures
1985
136 minutos

Estándar
#danza, #video, Ballet

Nijinsky (de John Neumeier)

Vaslav Nijinsky nació en Kiev en 1889 (a veces se menciona 1890) fue un bailarín de gran fama por sus saltos, interpretaciones y por sentar las bases para pasar de la danza clásica a la moderna. Estudió ballet de 1898 a 1907, fue solista en el teatro Mariinsky, invitado en el Boshoi y bailarín principal en los Ballets Rusos de Sergey Diaghilev.

Michael Fokine creó algunos de sus ballets más conocidos especialmente para Nijinsky, tales como CarnavalLas SílfidesEl espectro de la rosaPetrushka y Sherezada por mencionar algunos. Vaslav coreografió Siesta de un faunoJuegosConsagración de la primavera y Till Eulespiegel.

Diaghilev fue su director, protector y amante, sin embargo Nijinsky se casa con Romola de Pulszky en un tour por América del Sur. A su regreso a Europa se da el rompimiento con el empresario.

En 1919 Vaslav tiene un colapso nervioso lo que lo obliga a dejar los escenarios, posteriormente es diagnosticado con esquizofrenia. Desde ese año y hasta su muerte en 1950 vive en Suiza, Francia e Inglaterra, entrando y saliendo de instituciones mentales.

Nijinsky baila en público por última vez el 19 de enero de 1919, a los 29 años de edad, teniendo una carrera de apenas 10 años, tiempo suficiente para lanzarlo a la fama y hacerlo una leyenda.

John Neumeier, director del Ballet de Hamburgo, estrenó en el año 2000 Nijinsky, ballet en dos actos que rinde homenaje al conocido bailarín. La versión que revisaré a continuación es el video producido en 2017 por C Major Entertainment, NHK, NDR, Arte y Hamburg Ballett John Neumeir. También disponible en medici.tv

El primer acto se centra en la última presentación de Vaslav. Se entrelazan música, vestuarios, personajes y motivos coreográficos de varias de las obras que bailó (enumeradas anteriormente). Se van mezclando también episodios de su vida. Es una alusión a todo lo que pasaba por su cabeza ese día, tal vez una alegoría a aquello de “ver pasar toda tu vida un momento antes de morir”.

Particularmente me llamaron la atención los pasajes coreografiados con la música de Sherezada. Donde en la versión de Fokine, Sherezada y el esclavo dorado (creado para Nijinsky) bailan un pas de deux, en la obra de Neumeier, Vaslav y Romola se conocen. Más adelante, con la música que Fokine usó para mostrar la orgía entre el harem y los esclavos, y el posterior retorno del sultán descubriendo la traición, Neumeier presenta la boda entre Nijinsky y Romola así como el descubrimiento de la misma por parte de Diaghilev. Así como el sultán decidió si le perdonaba la vida o no a Sherezada (su favorita), Diaghilev decide si perdona o no a Nijinsky (su favorito)

En el segundo acto se presentan los días de Nijinsky en las instituciones psiquiátricas, siguen mezclándose pasajes de su vida y cuerpos de baile vestidos de militar. Le tocó vivir ambas Guerras Mundiales. Es un acto más oscuro. Hay personajes de su familia como su esposa y hermano. Se enumera a su mamá y a Leonid Massine que en lo particular se me escapa exactamente quienes son dentro de la obra.

A mi gusto destacan los papeles de Aleix Martínez como Stanislav Nijinsky, su hermano, quien también padece problemas mentales y Lloyd Riggins que interpreta a Petrushka, un muñeco melancólico. Es verdaderamente triste ver a Petrushka como reflejo de Nijinsky. El papel de Vaslav lo desempeña muy bien Alexandre Riabko

El ballet me parece magistralmente bien logrado. Muy difícil de bailarse por la técnica e interpretación. Seguramente difícil de coreografiar y para apreciar sus recovecos es necesario conocer sobre Nijinsky. El periódico El País, el 6 de septiembre de 2003 citó a Neumeier diciendo “Nijisnky tuvo 10 años para crecer, 10 años para aprender, otros 10 años para bailar y, en segundo lugar, 30 años para morir”

Para conmemorar los 100 años de la última presentación en público de Vaslav Nijinsky, Por los Teatros inicia su vida presentado la reseña de esta obra.

Andrés Reynoso.

Esta entrada fue publicada originalmente el 19 de enero de 2019 en porlosteatros.tumblr.com, después de unas semanas cambiamos de plataforma. Para más detalles de la obra Nijinsky puede vistarse la página del Hamburg Ballett John Neumeier. En la misma hay un video donde pueden verse fragmentos de la obra. En el minuto 2:43 hay una breve escena ente Alexandre Riabko (Vaslav) y Aleix Martínez (su hermano Stanislav) . https://www.hamburgballett.de/en/spielplan/play%E2%80%93repertoire.php?SNr=448 

El artículo de el país puede leerse en https://elpais.com/diario/2003/09/06/espectaculos/1062799204_850215.html

Estándar