#danza, Ballet, contemporaneo, documental, musica

Ballet for Life

Ballet for Life. Imagen con fines ilustrativos.

En noviembre de 1991 Freddie Mercury fallecía. Un año después, en noviembre de 1992, Jorge Donn también moría. Ambos por complicaciones a causa del SIDA. En 1996, Maurice Béjart estrenó Ballet for Life, como un homenaje a la vida y talentos de Mercury y Donn (que fuera bailarín principal en la compañía de Béjart) A finales de junio, como parte del ciclo Béjart Ballet at Home, la compañía tuvo la obra un par de días en streaming junto con un documental de su realización. También se encuentra disponible a la venta en Blu-Ray y DVD.

La obra incluye música de Queen y Mozart. Reconozco que no soy seguidor de Queen, no estoy familiarizado con sus canciones, letras ni videos. Ballet for Life se me hizo un poco pesado para ver, sin embargo, me doy cuenta que al no conocer a Queen me perdí mucho del encanto de la obra. El público se nota muy emocionado y aplaude como si estuvieran viendo a Queen en un concierto. Posteriormente al ver algunos videos de la agrupación, noté que parte de la escenografía, utilería y coreografía hacía referencia a ellos. Incluso el público sabe en que momento de las canciones acompañar con las palmas según es costumbre en ciertos temas.

Durante el documental se menciona que los bailarines interpretan las letras, las sienten y en los movimientos hay algo de ellas. El ballet termina con la canción The show must go on mientras los bailarines van levantándose después de estar acostados cubiertos con sábanas. Durante la canción van agradeciendo.

Uno de los momentos que mas me gustó, no por “bonito”, sino por lo que hace sentir, es cuando se ven dos personas en camillas desplazadas por el escenario. Una escena triste. En el contexto en que fue creada la obra seguramente es referencia a los hospitalizados por SIDA. La música de Mozart, Concierto de piano 21 “Elvira Madigan”, también ha sido usada por José Rivera en la obra Bailemos a Mozart por los ángeles que se han ido, que de igual manera es un homenaje a quienes han muerto de SIDA. Esta escena de las camillas, donde la pareja interactúa en una especie de pas de deux, el día de hoy, en medio de la pandemia de COVID-19, cobra otro significado y a la vez es el mismo que cuando fue creado.

Ballet for Life es una colaboración entre tres grandes instituciones: Béjart Ballet Laussane, Queen y Gianni Versace quien diseñó el vestuario. En el documental se ve además que, si no me equivoco, durante el estreno, al finalizar la obra se levantó el telón de fondo dejando ver a los músicos de Queen interpretando The show must go on con Elton John cantando. Así que logró reunir a cuatro instituciones. Algo de ese tamaño seguro requirió un gran esfuerzo y solo Béjart podía haberlo logrado.

Ballet for life
Coreografía: Maurice Béjart
Música: Queen, Mozart
Vestuario: Gianni Versace
Duración aproximada: 1:20 horas y 58 minutos documental.

Estándar
#danza, #video, Ballet

Cinderella in-the-round

Cartel de Cinderella in the round. Se muestra con fines ilustrativos.

La «mayor producción a la fecha» del English National Ballet (como se indica en su página de internet) es Cinderella in-the round, que se traduciría algo así como Cenicienta en el ruedo. Se trata de una puesta en escena del ballet con música de Prokofiev, adaptato al Royal Albert Hall, una inmensa sala de conciertos que su parte baja puede utilizarse como un escenario ovalado.

Esta versión de Cenicienta se adapta a este «ruedo» y los retos de tener público en semicírculo como si se tratara de una pista circense.

La obra cambia cosas de la versión más conocida del ballet, así como algunos detalles de la historia y utiliza recursos modernos como efectos de iluminación y proyecciones de video a modo de escenografía. Algunos elementos de escenografía rodante complementan los efectos.

El inicio muestra a Cenicienta y sus padres como una familia feliz hasta que su madre es arrebatada por la muerte. Personas con unitardos negros que cubren la cabeza hacen «volar» a la mamá y con varillas hacen que un velo en su ropa ondee. El efecto pretendido acaso es el de Teatro Negro donde gente vestida de negro mueve las cosas. Un detalle: eso funciona cuando el fondo es negro y hay poca iluminación y el operador no es visto. Francamente resulta absurdo tener gente con trajes especiales negros si la iluminación es azul.

Posteriormente en el palacio el Príncipe juega con otro niño, a mi parecer su hermano, pero recibe créditos como amigo. El tiempo pasa, ya adultos le entregan al príncipe un altero de papeles que interpreto como su tarea, resulta que son las invitaciones para el baile donde elegirá pareja. El príncipe en persona va junto a su amigo a entregarlas, el príncipe se hace pasar por un pordiosero que recibe comida de Cenicienta (normalmente la pordiosera es el hada madrina) y el amigo se disfraza del príncipe. Veo huecos en este argumento.

Cenicienta lánguidamente atiende a su familia, en una ensoñación baila con cuatro personajes que frecuentemente la acompañan invisibles a todos los personajes ¿un sueño, el destino, los ratones del cuento? Al irse la madrastra y las hermanastras a la fiesta, se llena el escenario con bailarines multicolores acompañados por los 4 personajes que con accesorios arman la carroza.

En la fiesta se da el encuentro entre el príncipe y Cenicienta y otro entre una hermanastra y el amigo. El conocido final sigue: Cenicienta pierde la zapatilla y van a buscarla. Otra parte confusa en el argumento: Cenicienta está en su casa bailando con otro par de zapatillas exactamente iguales a la que perdió. Cuando el príncipe pide probarle el zapato, la madrastra lo arroja a la chimenea. Cenicienta saca el compañero de la pieza quemada y esa es la prueba de que es la muchacha del baile. Ya que la zapatilla es idéntica a las que traen todas las bailarinas, el zapato que presenta puede ser cualquier zapato. No prueba nada. Se está apostando a que el público conoce la historia y acepta que se ha probado que es ella.

Las cuatro sombras reciben el crédito de «destinos». A mi me parecen más un pretexto para que Cenicienta tenga partenaires mientras no baila con el príncipe.

No me gustó la versión, me resultó tediosa. Le puse más atención al romance secundario: la hermanastra y el amigo quienes también se comprometen. No estoy muy familiarizado con el ballet, solo lo había visto antes con la Compañía Nacional de Danza y me pareció una obra ligera para verse (aunque creo que abreviada) La presente obra con el English National Ballet me resulta oscura y me llaman más las proyecciones de video. El tratar de hacer una super producción moderna con efectos de video quita mucho la atención de lo que debería ser lo importante que es la danza.

El video fue grabado el 5 de junio de 2019 y estuvo disponible un par de días en el canal de YouTube de la compañía, como parte del ciclo English National Ballet at Home.

Cinerella in-the-round
English National Ballet
Coreografía: Christopher Wheeldon
Elenco: Alina Cojocaru, Isaac Hernández, Khaniu Kova, Jeffrey Cirio, entre otros.
Duración aproximada 1:55 horas

Estándar
#video, circo

Cuisine et Confessions

Cuisine & Confessions. Imagen mostrada con fines ilustrativos.

En 2014 la compañía circense con sede en Montreal, Les 7 doigts de la main grabó el espectáculo Cuisine & Confessions. La compañía indica que como individuos estamos hechos de ingredientes, una receta única de memorias de sangre. Nuestras vidas giran frecuentemente en torno a la cocina, es ahí donde nos reunimos, realizamos recetas familiares, nos sentamos a contarnos secretos mientras tomamos un café. Nuestros recuerdos también suelen remontarse a cuando éramos niños y algún familiar cocinaba algo que solo a él le sale de esa forma. Ciertos olores y sabores vienen a nuestras mentes, incluso lugares.

Con esta idea surge el espectáculo, que como su nombre lo indica, es sobre la cocina y las confesiones. Los acróbatas hacen sus números circenses, cocinan pasta y panqué de plátano mientras nos cuentas algunas cosas reales de su vida.

Los 7 dedos nos dan la bienvenida a su cocina con un número de volteretas tan fluidas que yo diría es una danza. Nos comparten los ingredientes para un omelette perfecto: huevos, cebolla, pimientos y amor, preparando uno en escena para una invitada del público, mientras realizan malabares con los utensilios de cocina.

Hay un número de salto de «marcos», normalmente este tipo de acrobacia se hace saltando aros circulares, en esta caso son marcos cuadrados. Un número aéreo de telas. Una impresionante rutina de diábolo utilizando un aro de cuerda, nunca había visto algo así. Hay también una secuencia donde una acróbata cuenta su historia como gimnasta, momento en que solo comía brócoli crudo. La historia la cuenta con una mezcla de danza y movimientos de gimnasia. A pesar de sentirse como una parodia, la calidad de los movimientos es de admirarse.

Uno de los momentos más emotivos es cuando uno de los artistas cuenta la historia de su padre desaparecido por las milicia argentina. Para ilustrarla hace mástil chino. Uno de esos momentos raros en el circo donde no hay música, solo silencio y el ruido que se produce al subir el mástil o tocar el piso, las interjecciones del ejecutante y alguna risa nerviosa del público, un tosido y los «ooooh» de los espectadores.

El último número es una especie de juegos icarios al ritmo de una versión cantada del Bolero de Ravel . Hay momentos donde se ve gente alrededor de la mesa, la cual es una imagen tradicional de dicha pieza en el mundo de la danza.

Al finalizar invitan panqué de plátano a los espectadores. Toda la comida que hemos visto ha sido preparada durante la función.

Es muy buen espectáculo, la música ilustra bien los estados de ánimo que muestra cada uno de los números. La escenografía está integrada a las acrobacias, realmente vemos una cocina donde los artilugios comunes se usarán para las acrobacias. Lo único raro es el tubo (mástil chino) que está por un lado.

La grabación fue realizada en el TOHU de Montreal, un espacio dedicado al circo. El video está disponible solo hasta el 12 de julio. Para recibir el enlace para verlo es necesario suscribirse al boletín gratuito de noticias de la compañía. Puede realizarse en su página web o sus redes sociales.

Cuisine & Confessions
Les 7 doigts de la main
Dirección: Shana Carroll y Sébastien Soldevila
Elenco: Matias Plaul, Émile Pineault, Mishannock Bruno Ferrero, Anna Kichtchenko, Gabriella Parigi, Pablo Pramparo, Melvin Diggs, Sidney Iking Bateman
Duración aproximada:1:24 horas

Estándar
#danza, #video, contemporaneo

Anne Teresa De Keersmaeker en la Ópera Nacional de París

Imagen mostrada con fines ilustrativos.

En 2015 el Ballet de la Ópera de París incluyó en su repertorio el programa Anne Teresa De Keersmaeker à l’Opéra national de París con tres obras de dicha coreógrafa belga. Debido al cierre del Palais Garnier por la pandemia de COVID-19, el video realizado por ARTE France está disponible en streaming hasta el 5 de julio en la página de Octave Magazine de la misma Ópera de París.

El programa consiste en Quatuor No. 4 con música de Béla Bartók, La grande fugue con música de Beethoven y La nuit transfigurée de Schönberg.

En Quatuor No. 4 hay en el escenario un cuarteto de cuerdas y cuatro muchachas bailando, en momentos parecen hacer juegos juveniles como pararse de manos o levantarse la falda. Frecuentemente ejecutan saltos donde golpean los talones produciendo sonido perfectamente audible y bastante sincronizado. El tipo de salto también remite a ambiente juvenil. Los relevés son muy buenos y altos, pueden apreciarse muy bien a pesar de calzar botines. Me llama particularmente la atención las sonrisas y miradas cómplices entre las bailarinas, algo que no se ve mucho en los escenarios.

La grande fugue es la obra que mas me gustó, también es la mas corta del programa. No encuentro un argumento, simplemente me gustó. Los movimientos, al igual que en Quatuor No. 4, son repetitivos, se trata de un par de secuencias ejecutadas varias veces, a veces en grupos, a veces individual, en ocasiones en canon. El movimiento es muy fluido con trabajo de caídas y rodadas. La música, ejecutada por un cuarteto en el escenario, da un tono animado.

El programa cierra con La nuit transfigurée. Es la obra que menos me gustó. La Ópera de París indica que «es la evocación casi narrativa de una pareja transfigurada por el don del amor» Yo veo una pareja en el bosque, poco a poco hay más parejas. En algún momento perdí el hilo de la historia y de los personajes, vi varias parejas pero no noté que fuera la misma transfigurándose. Se nota que hay una historia, sin embargo me pareció bastante abstracta y nada clara.

De esta manera la Ópera de París incluye a su repertorio parte del trabajo de Keersmaeker, una de las más reconocidas coreógrafas de Bélgica en danza contemporánea y fundadora y directora artística de la compañía Rosas. Las obras presentadas fueron creadas entre 1986 y 1995.

Anne Teresa de Keersmaeker à l’Opéra national de París
Coreografía: Anne Teresa de Keersmaeker
Música: Béla Bartók, Beethoven, Schönberg
Duración aproximada: 1:30 horas

Estándar