#teatro

Ejercicios fantásticos del yo

Programa de Ejercicios fantásticos del yo. Se muestra con fines ilustrativos.

Fernando Pessoa fue un ensayista y poeta portugués de principios de siglo XX. En vida solo se publicaron un par de trabajos, siendo presentado de manera póstuma prácticamente todo su trabajo.

Utilizaba varios heterónimos: identidades ficticias, creadas por el autor, a quienes atribuye una biografía y un estilo particular. Es decir, no solo es un nombre inventado, sino que ese nombre tiene biografía y se asocia a un estilo muy particular de escribir, distinto a otro de sus heterónimos.

Ejercicios fantásticos del yo es una obra de Sabina Berman donde se narra un día en la vida de Pessoa. Precisamente ese día tiene que llevar a cabo varias actividades importantes: un anuncio del que depende su trabajo en una agencia de publicidad, pedir la mano de su novia quien está a punto de casarse con otro, conseguir un contrato con una agente literaria que lanzaría su carrera, escribir una obra merecedora del premio del concurso de la Reina Victoria. Todo mientras trabaja o lidia con sus varios heterónimos.

Durante la obra estos heterónimos se muestran como personajes muy reales al interior de Pessoa, un problema de personalidad múltiple. En momentos estas personalidades le dictan lo que debe hacer, en ocasiones dando la acción contraria a lo que Pessoa quiere ¿o es que realmente no quiere?

A partir de estos conflictos internos se hace la exploración del Yo. Yo soy yo,  o soy lo que no es, soy ese personaje ficticio. La gente quiere a quien soy o a alguno de esos otros personajes que soy y que no soy.

La obra es una comedia intelectual, por decirlo de una manera. No recurre a recursos burdos y hace reír con recovecos del lenguaje que al mismo tiempo invitan a analizar. Por ejemplo se dice: “ ‘Pero’, la palabra más traicionera del lenguaje, la vuelta en ‘u’ de todas las intenciones”.

El texto es interesante y para entender su significado sería necesario ver la obra (o leerla cuando se publique) varias veces.

La escenografía de Philippe Amand son paneles blancos que se mueven por el escenario, sobre los que se proyectan imágenes que crean la ambientación deseada. En lo particular no disfruto mucho de la escenografía multimedia, pero (la vuelta en ‘u’) me gustó que al deslizar los paneles se crearan otros espacios y la escena del tren tiene un efecto visual de mucho realismo.

La temporada en el Teatro Helénico duró aproximadamente 2 meses, finalizando el 5 de mayo, desafortunadamente no pude ver la obra sino hasta el último fin de semana, por lo que esta reseña llega cuando ya no está en cartelera. Espero pronto regrese a otro teatro.

Dramaturgia y dirección: Sabina Berman.
Escenografía: Philippe Amand.
Vestuario: Eloise Kazan.
Actuaciones: Moisés Arizmendi, Hernán del Riego, Alfonso Cárcamo, Hamlet Ramírez, Nora Huerta, Fernando Bonilla, Sonia Franco, Jyasú Torruco.
Duración aproximada: 110 minutos.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s